Compartir

La actriz Nicole Kidman recibió un regalo de 40 millones de dólares de su esposo, el cantante Keith Urban, consistente en una mansión en Nueva York para que pueda cumplir su sueño de trabajar en Broadway.

Instagram Oficial

El cantante country neozelandés decidió soltar la chequera y adquirir la lujosa propiedad en Manhattan, para que la rubia ganadora del Oscar por el filme “The hours” en 2003 pueda hacer largas temporadas en el prestigioso circuito teatral neoyorquino, y la mejor manera de lograrlo era radicar en Nueva York y no en Nashville, residencia habitual de la pareja desde hace 10 años.