Compartir

El Decreto de Austeridad de la Presidencia de la República no afectará a las universidades este año. Lo aseguró el secretario de Educación Superior, Augusto Barrera.

La Hora

Esta mañana (19 de septiembre de 2017) reiteró que se busca dar tranquilidad a los estudiantes de las universidades, que están próximos a iniciar el semestre.

Según Barrera, los recursos de las instituciones de educación superior están garantizados para este año. Además, que la brecha que había de alrededor de USD 70,5 millones, ha sido cubierta. Explicó que junto a Finanzas se hizo una reliquidación del Fondo Permanente de Desarrollo Universitario y Politécnico (Fopedeupo) del 2015.

Esa fue la salida. El funcionario recordó que el Fopedeupo resulta del 10 al 11% de recaudación del IVA y del Impuesto a la Renta y que esos ingresos en el 2016 disminuyeron. Una vez que la Asamblea aprobó el presupuesto 2017, Senescyt y Finanzas buscaron una opción. “El dinero ya está en la cuenta de cada universidad. Ahorita están al día las universidades”, dijo Barrera.

Y enfatizó que no son USD 229 millones como se indicó tras una reunión mantenida entre un grupo de rectores de universidades y escuelas politécnicas del país.

Las autoridades e instituciones públicas establecieron acuerdos. Por ejemplo, la brecha se cubrirá con la reliquidación de tributos como el impuesto al valor agregado (IVA), el impuesto a la renta y otros montos.

Refiriéndose a los USD 229 millones Barrera manifestó que la Comisión de Educación de la Asamblea “sumó unas cosas con otras”.

Por ejemplo, la inversión en Yachay no está en el Fondo Permanente de Desarrollo Universitario y Politécnico (Fopedeupo) y ahí están sumadas todas las universidades. Este se orienta, en este momento, a las universidades ya establecidas. “Por lo tanto, esas (emblemáticas) están excluidas”, precisó Barrera.

De su lado, el presidente de la Comisión de Educación de la Legislatura, Augusto Espinosa, manifestó que hay una diferencia de alrededor de USD 140 millones entre el presupuesto codificado con el que comenzaron los establecimientos públicos y el asignado en la proforma del 2017.

“Aquí se quiere confundir y hablar. El punto es que le bajaron el presupuesto al sistema de educación superior y tuvieron que sentarse a negociar”, manifestó Espinosa.

De su lado, Barrera destacó que mantuvo reuniones con las autoridades de instituciones superiores y los resultados fueron positivos para solventar sus inquietudes sobre el presupuesto.

Para De la Torre, aparte del Fopedeupo existen otros recursos a los que pueden acceder las universidades como fuentes de financiamiento. En ese sentido se suscribió una línea de crédito con el Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE) para proyectos de preinversión e inversión de las centros púbicos.

Serán tres líneas de financiamiento para infraestructura, repotenciación y equipamiento por USD 50 millones este año. Barrera precisó que ya se han mantenido reuniones con autoridades de universidades que tienen la expectativa de aplicar a este rubro.

El funcionario añadió que las instituciones de educación superior se incorporaron a las entidades que recibirán ayuda del BDE. Antes, esta se orientaba únicamente a las alcaldías y prefecturas.

Hace 15 días se lanzó el proyecto de fortalecimiento de infraestructura y equipamiento de los centros. Así como un Municipio puede presentar un proyecto al BDE para agua potable -explicó Barrera- ahora también las universidades pueden hacer lo mismo para mejorar sus edificios o equipar laboratorios.

Finalmente, los recursos de recaudación del IVA se destinarán a proyectos de inversión de las universidades.

Fuente: El Comercio