Compartir

Los integrantes de la Red de Observadores Electorales de América Latina y el Caribe expresaron su más “enérgico repudio” a las amenazas contra el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador, Juan Pablo Pozo, por parte de sectores de la derecha renuentes a aceptar su derrota en las urnas.

Agencia Andes

En una misiva dirigida a Pozo desde La Plata, en Argentina, y firmada por Laura Arano, presidenta de esa institucionalidad regional, señala su “más enérgico repudio ante las recientes amenazas que sufriera en cumplimiento de sus deberes como funcionario público, de parte de quienes no quieren comprender las reglas de la democracia e independencia de poderes del Estado”.

Además, envían una felicitación al personal del CNE “por la responsabilidad  en el trabajo realizado durante el proceso eleccionario, que a pesar de haber arrojado resultados ya definitivos, se sigue desarrollando según procedimientos de reconteo”.

“Es nuestra obligación destacar las soluciones y herramientas que hemos obtenido como Organización dedicada a la Observación Electoral de reconocida experiencia, siendo estas votaciones en particular una de las pocas que ha alcanzado la categoría superior de transparencia según nuestros protocolos públicos”, aseveran en el texto con fecha 10 de abril.

Esta carta se suma a las salutaciones recibidas por el ente electoral de parte de los veedores de la OEA, Unasur, A-Web y Uniore, además de observadores independientes y miembros del cuerpo diplomático acreditado en el país, así como Gobiernos de la región y del mundo, por el desarrollo de las elecciones transparentes y el civismo de la ciudadanía, y por la elección de Lenín Moreno para la Presidencia en el período 2017-2021.

En las últimas semanas, el titular del CNE confirmó públicamente que ha sido objeto de amenazas y evitó abundar en detalles, aunque dijo que canalizaría sus demandas desde el plano personal y que prefería no mezclar este asunto con sus funciones.

Según trascendió, la autoridad habría recibido mensajes personales donde le atacan luego que se alzara con el triunfo en las urnas de Moreno por el gubernamental Movimiento Alianza PAIS, con el 51.15% de los votos, frente al aspirante de la alianza CREO-SUMA, Guillermo Lasso, quien alcanzó el 48.84% en el balotaje.

La oposición ecuatoriana se movilizó desde el primer momento en las calles, reacia a aceptar los resultados en los comicios presidenciales, con llamados a la violencia por parte de sus líderes, entre ellos el aspirante a vicepresidente por CREO-SUMA, Andrés Páez. Incluso, se apostaron en las áreas aledañas al CNE provocando un caos vehicular en la ciudad de Quito, por lo que la fuerza policial tuvo que interceder y proceder a desalojarlos a inicios de esta semana.

También en las carreteras a otras provincias se han registrado interrupciones al tráfico, sin embargo, no han podido sustentar las denuncias de fraude informático durante el proceso.