Con el brote de zika que ha crecido en Brasil, un profesor de salud canadiense dice que los Juegos Olímpicos de Río deberían ser pospuestos o reprogramados en otra locación para prevenir "una predecible catástrofe mundial" que resulte en la muerte de adultos y en el nacimiento de bebés con cabezas deformes.

“La infección del zika es más peligrosa y el brote en Brasil más extenso que lo que los científicos reconocieron hace un tiempo. Lo que nos lleva a una verdad amarga: los Olímpicos y Paralímpicos deben posponerse, aplazarse, como una medida de precaución”, dijo el profesor de la Universidad de Ottawa Amir Attaran en un artículo publicado en la la Harvard Public Health Review.

 La preocupación de Attaran se suma a varias voces que han expresado que puede ser peligroso que los Juegos Olímpicos se hagan en Brasil, donde la enfermedad que transmite el mosquito sigue floreciendo a pesar de los esfuerzos para detenerlo.

El virus del Zika, según comprobaron las autoridades sanitarias mundiales, puede causar microcefalia en los bebés –que nacen con cabezas anormalmente pequeñas y otros problemas neurológicos– y en los adultos es una de las causas del síndrome Gullain-Barré.

Los Olímpicos comienzan en menos de tres meses, y la ceremonia de apertura será el próximo 5 de agosto. Los Juegos Paralímpicos están programados para mediados de septiembre.

El Comité Olímpico Internacional dijo este jueves que no tiene planes de cambiar el lugar de los Juegos y que los funcionarios están trabajando de cerca con la Organización Mundial de la Salud y el gobierno brasileño para monitorear la situación.