Compartir

El vehículo fue embestido por un camión cargado de frutas que circulaba por la autopista.

Shutterstock

Al menos 11 personas murieron, entre ellos tres menores, y una docena resultaron heridas al chocar este martes su camioneta en una carretera del centro de México, tras visitar la Basílica de Guadalupe en la capital, informaron las autoridades.

El accidente ocurrió poco antes de la 05:00 local (11:00 GMT) en la autopista de Ciudad de México a Puebla, a la altura del poblado de Santa Rita Tlahuapan, en el estado de Puebla. El vehículo fue embestido por un camión cargado de frutas que circulaba por la autopista, por la que transitan numerosos vehículos pesados que trasladan bienes y mercancías.

La policía federal detalló que en el sitio del accidente murieron ocho personas, incluido un niño, mientras que los servicios de salud de Puebla señalaron que también fallecieron otros dos menores y un adulto trasladados a un hospital de gravedad.

Una docena de personas permanecen hospitalizadas, entre ellos un niño que se reporta grave. Los cuerpos de las víctimas permanecieron largo tiempo sobre el pavimento y fue al amanecer, tras realizarse los peritajes correspondientes, que empezaron a ser levantados.

Las víctimas eran peregrinos que regresaban de Ciudad de México tras rendir tributo a la virgen de Guadalupe al cumplirse este martes, según la tradición católica, 486 millones de sus apariciones al indígena San Diego, ahora canonizado.

El 12 de diciembre y en días previos, cuando los mexicanos celebran las apariciones de la virgen morena, se incrementa el paso de peregrinos, algunos de ellos en bicicleta e incluso corriendo en relevos portando una antorcha, por carreteras de todo el país en su camino de ida y vuelta a la Basílica de Guadalupe.

Las autoridades de Ciudad de México estiman que unas siete millones de peregrinos de la capital, de distintos estados e incluso del extranjero, pasarán este año ante la imagen de la virgen de Guadalupe, que según la tradición católica quedó impresa en el ayate (manta) de Juan Diego.

Fuente: El Telégrafo