Compartir

Una operación policial que llevó al arresto de siete hombres sospechosos de planear un ataque terrorista a gran escala en Holanda encontró grandes cantidades de armas y explosivos en sus casas, informaron las autoridades este viernes.

EFE

Luego de los arrestos del jueves, la Policía dijo que había encontrado cinco pistolas, pero el viernes los fiscales dijeron que los allanamientos de las viviendas de los hombres arrojaron además “grandes cantidades de materiales para explosivos para chalecos bombas y 100 kilogramos (220 libras) de fertilizantes, posiblemente para su uso en un coche bomba”.

Los fiscales habían dicho que los hombres, que habían sido sujetos de una investigación multiagencias desde abril, estaban tratando de conseguir fusiles AK-47, pistolas, chalecos bombas, granadas y materiales para bombas. Dijeron que buscaban oportunidades para entrenarse con esas armas.

El grupo al parecer quería atacar un evento grande para causar numerosas víctimas y planeaba detonar un coche bomba en otra localidad. La investigación de los posibles blancos del ataque proseguía.

El Coordinador Nacional para Seguridad y Contraterrorismo dijo en una declaración que el nivel de amenaza en Holanda sigue sin cambios, en 4 de una escala de 5. “Estos arrestos han eliminado la amenaza concreta de una red terrorista”, dijo el coordinador.

“No hay razón para evitar ir a eventos”, añadió. “Pero al mismo tiempo hay que ser realistas. No podemos nunca garantizar 100% de seguridad”.

Los siete detenidos, con edades de 21 a 34 años, comparecieron el viernes ante un juez investigador en una audiencia a puerta cerrada y su detención fue extendida hasta la semana próxima. Sus identidades no han sido reveladas.

Unos 400 policías participaron en los allanamientos y arrestos del jueves. Tres de los hombres, incluso el presunto líder, un iraquí de 34 años, había sido declarados culpables previamente de tratar de viajar al extranjero para sumarse a redes terroristas.

Fuente: El Universo