En la audiencia de este martes 3 de septiembre, la exasesora de Rafael Correa, Pamela Martínez pidió perdón por haber participado en el esquema de sobornos y explicó que Correa le preguntó si ya había destruido la información de los aportes ilícitos.

fiscalía-martínez
Habrían varias pruebas en el Caso Sobornos 2012 - 2016 - Crédito: Twitter Fiscalía

A las 09:15 de este martes 3 de septiembre, se instaló la audiencia en la que Pamela Martínez, exvicepresidenta de la Corte Constitucional y procesada por cohecho, tráfico de influencias y asociación ilícita, rendirá su testimonio anticipado, por ser testigo protegido en el caso ‘Sobornos 2012-2016’.

Martínez llegó alrededor de las 07:30 a la Corte Nacional de Justicia (CNJ), en Quito, en un vehículo escoltado por elementos policiales. La jueza, Daniella Camacho, dispuso que acuda con resguardo policial para proteger su integridad física.

También arribó a la Corte Jimmy Salazar, esposo de la procesada, quien evitó pronunciarse y dijo que prefiere esperar a que ella rinda su testimonio.

Pamela Martínez desató los “secretos de Carondelet” en el período del expresidente, Rafael Correa, por dineros recibidos. El domingo 1 de septiembre, rindió testimonio anticipado la exasistente presidencial, Laura Terán; en el que reveló cómo funcionó el sistema por el cual, en el Gobierno anterior, se receptó “aportes voluntarios”, el destino de los recursos y dio a conocer nombres.

El testimonio de Martínez duró una hora y 12 minutos. Se quebró, lloró varias veces mientras habló. “Pido perdón. He cometido errores que me han llevado 120 días lejos de mis hijos, mi madre y mi esposo”.

Explicó que a raíz de la detención de Jorge Glas, la consulta popular y cuando el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio empezó a destituir autoridades, recibió una llamada de Rafael Correa para preguntarle si había eliminado la información del registro sobre los aportes y entregas para la campaña electoral de Alianza País, que él le había pedido que lleve.

“Le dije que sí, pero me acordé que tenía un pendrive con los datos. Fui al departamento en Quito, lo hallé y lo metí en un vaso con agua“, relató. Además, Martínez confirmó que ella escribió en 2018 en un cuaderno, la información que recordaba, no de forma cronológica, el trabajo realizado.

Lo escondió detrás de la chimenea. Este fue incautado en el allanamiento a su domicilio, en Quito. En su versión, también detalló que entregó dinero de Equitesa y Odebrecht, en sobres y a través de emisarios o asesores para: Viviana Bonilla (USD 300 mil, a través de Gustavo Bucaram y Christian Viteri), Alexis Mera (USD 200 mil por intermedio de su asesor Pedro Espinosa) y María de los Ángeles Duarte (USD 300 mil, a través de su asesor Jamil Massuh).

La exasesora declaró que de esos fondos que le entregaron a ella tenía un remanente. En esa época recibió un llamado de François Villalba, secretaria asesora de Rafael Correa, ordenando que debe entregarle un valor de USD 6 mil para este.

Pamela Martínez sacó ese valor del dinero remanente y le ordenó a Laura Terán depositar el valor a nombre de Correa. Martínez reconoció que facilitó facturas de Nexoglobal para justificar los pagos que hizo Odebrecht, dinero que se usó para cubrir gastos de campaña de Alianza País. “Fue una estupidez de mi parte”, dijo entre lágrimas.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK