La paraguaya Andrea Lafarja y la peruana Fernanda Kanno consiguieron este jueves ser las primeras mujeres de sus respectivos países que terminan el rally Dakar, que se disputó íntegramente sobre el desierto de Perú.

Las primeras mujeres en llegar al Dakar - EFE

Tanto Lafarja como Kanno cruzaron la meta del último tramo cronometrado del rally al volante de sus respectivos todoterreno, y tras recorrer más de 5.000 kilómetros, de ellos casi 3.000 cronometrados.

“¡Vencimos al Dakar! Logramos este objetivo con sudor, sangre y lágrimas. Fueron diez días de un esfuerzo físico y mental inimaginable. Miles de kilómetros de dunas, piedras, talcales, frío y calor extremo“, escribió en redes sociales Lafarja, quien tuvo como copiloto al argentino Eugenio ‘El Pachu’ Arrieta.

Demostré que las mujeres también podemos, vine convencida que iba a vencer al Dakar y dejar bien alto mi hermosa bandera paraguaya“, agregó.

Lafarja lo consiguió en su primer intento, mientras que Kanno lo hizo en su segunda participación en el rally, tras haber estado a punto de conseguirlo el año pasado, hasta que su coche no le dio para más a falta de pocas etapas para el final.

“¡Terminamos el Dakar! ¡Qué emoción! ¡Qué lindo es vivir como se sueña!”, dijo Kanno, periodista de profesión, quien siempre tuvo el sueño de disputar el Dakar y que pudo llevarlo a cabo junto a su copiloto Alonso ‘Señor Duro’ Carrillo.

Kanno explicó que, a pesar de la dureza de la ruta, siempre intentó ver lo positivo y gozar de las experiencias de lo que en realidad es una aventura.

Tanto la peruana como la paraguaya hicieron el rally casi a la par, pues Kanno terminó en el puesto 50 de la clasificación general de coches, seguida de Lafarja en el 51.

También terminó el Dakar por tercera vez la española Cristina Gutiérrez, que firmó su mejor actuación en el rally con un vigésimo sexto puesto, por encima del 44 de 2017 y del 38 de 2018.

La rusa Anastasiya Ninfontova pasó a ser la primera mujer en completar el rally dentro de la categoría de los “originales”, un grupo de pilotos que hacen toda la ruta solos, sin ayuda de mecánicos, por lo que al terminar las etapas deben ser ellos mismos los que reparen su moto.

Nifontova acabó octava dentro de los “originales” y en el puesto 62 de la clasificación general de motos donde triunfó el australiano Toby Price (KTM).

A la meta del Dakar llegaron igualmente las dos tripulaciones plenamente femeninas de esta edición de la carrera, ambas a bordo de coches ligeros UTV (vehículos utilitarios todoterreno), unas unidades a mitad de camino entre un quad y un coche, idóneas para pilotar por las dunas del desierto.

La primera de ellas fue la formada por la italiana Camelia Liparoti y la española Rosa Romero Font, esposa del piloto español Joan ‘Nani’ Roma, que terminó segundo.

La otra fue la pareja compuesta por las alemanas Andrea Peterhansel, mujer del piloto francés Stéphane Peterhansel; y Annett Fischer, mujer de Sven Quandt, el jefe del equipo alemán X-Raid, la división de rallys de la familia propietaria de BMW.

La holandesa Mirjam Pol también acabó este Dakar de diez etapas en Perú en la posición cuadragésima octava de la clasificación general de motos, mientras que en el puesto 70 culminó el rally la motociclista checa Gabriela Novotna.

La también checa Olga Rouckova fue la última de las unidades de UTV en completar el rally, que este año tuvo su mayor cuota de participación femenina, cuando hace diez días tomaron la salida en Lima diecisiete mujeres, de un total de 541 participantes en este rally.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo