El gobierno chino anunció la suspesión de los viajes organizados dentro de China y al extranjero para intentar contener la epidemia provocada por el virus, que ya ha matado a 41 personas en el país y afecta a otras regiones del mundo.

Créditos: Redes sociales.

A partir del lunes, las agencias de viaje no podrán vender reservas de hotel o viajes a grupos, explicó CCTV. Varios casos de contaminación en Asia, Europa y Estados Unidos se deben a personas procedentes de China, donde la epidemia comienzó en diciembre.

Las autoridades de Pekín anunciaron también la prohibición de la entrada y salida de autobuses hacia y desde la capital.

Según el Diario del Pueblo, “todos los transportes de pasajeros por carretera” que cruzan Pekín serán suspendidos a partir del domingo, alegando “requisitos de la prevención y control de la epidemia”.

Pekín se suma así a las medidas de aislamiento, control y prevención que han tomado otras ciudades del gigante asiático para tratar de contener la propagación del virus, que ya afecta a varios países de Asia, y también a Estados Unidos, Francia y Australia.

En China, la epidemia ha ocasionado el aislamiento de más de 56 millones de personas.

La mayor parte de las víctimas se registraron en la provincia de Hubei (centro), cuya capital es Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes donde se detectó por primera vez el virus. Toda la provincia de Hubei está ahora cortada del mundo. 

Fuente: El Universo, nota original aquí: LINK