Compartir

La policía británica informó este martes que no considera "sospechosa" la muerte de la cantante irlandesa Dolores O'Riordan, la líder de la banda The Cranberries, que fue hallada sin vida en un hotel de Londres ayer lunes.

Shutterstock

Un portavoz de Scotland Yard recordó hoy que los agentes encontraron el cuerpo ya inerte de la artista, de 46 años, en su habitación de un céntrico hotel de la capital del Reino Unido, donde se encontraba para participar en una “breve sesión de grabación”, según explicó su representante.
El portavoz policial indicó que la “muerte no se considera sospechosa” y que sus causas son aún “inexplicables”, por lo que el caso, agregó, está en manos del forense, quien determinará las circunstancias exactas del fallecimiento repentino de O’Riordan.