Compartir

Bajo presión judicial, el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, pospuso indefinidamente el pleno de este martes para investir a Carles Puigdemont como presidente regional, aunque reiteró que el líder independentista sigue siendo el único candidato a ese puesto.

CNN

A pocas horas de que debiera comenzar la sesión de investidura en la cámara regional en Barcelona la tarde de este martes, Torrent anunció que esta quedaba aplazada hasta que se asegure un debate “efectivo y con garantías” dada la situación judicial de Puigdemont.

“El Pleno de hoy queda aplazado, pero en ningún caso desconvocado (…) se celebrará una vez que acordemos un debate de investidura efectivo y con garantías”, dijo Roger Torrent en una conferencia de prensa.

Lea también: Independentistas repiten mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña, un golpe para Mariano Rajoy

El jefe del parlamento catalán dijo este martes que la votación para elegir un nuevo presidente de la región española, prevista para el martes, había sido pospuesta, pero insistió en que el autoexiliado líder separatista Carles Puigdemont era el único candidato viable para presidir Cataluña.

De momento no habrá “ningún otro candidato”, advirtió Torrent porque Puigdemont, pese a estar perseguido en España por rebelión y sedición, “tiene todo el derecho a ser investido”.

Designación a distancia

Instalado en Bruselas desde pocos días después de la fallida declaración de Independencia de Cataluña del 27 de octubre, Puigdemont había pedido a Torrent tomar “las medidas necesarias” para permitir su investidura.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, reiteró hoy que Puigdemont no puede ser candidato, ya que se encontraba en el exilio en Bruselas después de que se emitió una orden de arresto en su contra por hacer una declaración de independencia ilegal a fines de octubre.

Puigdemont mantuvo hasta el último momento la interrogante de si comparecería personalmente en la cámara regional, exponiéndose a ser detenido si volvía a España, cuyo gobierno desplegó un operativo especial para evitar su ingreso incluso de incógnito.

Esa era la única manera en la que podía ser investido, dictaminó el Tribunal Constitucional tras reunirse de urgencia el sábado pasado, para estudiar un recurso del gobierno central. En su auto, la corte prohibió una designación a distancia de Puigdemont, una alternativa elevada por el candidato y su formación Juntos por Cataluña.

Puigdemont debía pedir permiso ante el juez del Tribunal Supremo que lleva la causa contra el núcleo duro del independentismo para poder comparecer ante la cámara.

El propio Puigdemont recurrió ese dictamen y el Constitucional se reunirá este mismo martes para pronunciarse al respecto.

Fuente: El Universo