Compartir

El presidente del Consejo de la Judicatura de Ecuador (CJ), Gustavo Jalkh, afirmó este martes, que pese a que no se le ha notificado oficialmente aún del juicio político que se le seguirá a él y a los demás integrantes del CJ en la Asamblea Nacional, él acudirá ante ese órgano para plantear su defensa.

Agencia Andes

La víspera, el Consejo de la Administración Legislativa (CAL) del Legislativo calificó con cuatro votos a favor el pedido de juicio político en contra de los vocales y del presidente del Consejo de la Judicatura, a quienes se les señala con el argumento de no cumplir con sus funciones asignadas.

Jalkh dijo que respeta la decisión del organismo legislativo, pero espera que el proceso sea apegado a la ley. “Respetamos la decisión del CAL sobre el juicio, entiendo que en los próximos días pasará a la Comisión de Fiscalización. Ahora nuestro derecho es plantear toda nuestra defensa con pruebas de descargo”, señaló.

“Se nos acusa de que no hemos cumplido con nuestras obligaciones, eso entendemos -por los medios de comunicación- que es una de las acusaciones; si hay algo que nosotros hemos hecho es cumplir con nuestras funciones integralmente y frente a cualquier denuncia que se presente: jueces destituidos o cualquier otra. Estaremos con todo el respeto acudiendo a la Asamblea Nacional y presentando todas las pruebas pertinentes”, indicó.

Respecto de los cuestionamientos de ciertos asambleístas que respaldan el juicio político y sostienen que hubo una presunta injerencia del gobierno anterior en el sistema de justicia, el Presidente Jalkh indicó que el CJ respeta y tolera las opiniones ajenas. No obstante aclaró que, en un juicio, no se trata de evaluar opiniones, sino argumentos y hechos concretos.

Por su parte, el legislador Esteban Bernal (CREO), quien solicitó el juicio político, aplaudió la decisión del CAL y dijo estar seguro que demostrará que Jalkh y los vocales del CJ han incumplido con sus funciones.

“Creo que lo del CAL es significativo, cumplieron lo que la ley lo determina y el juicio político contra este funcionario era emergente para el Ecuador, considerando que ahora, más que nunca, tenemos una justicia independiente”, apuntó Bernal.

Ahora el proceso quedará en manos del a Comisión de Fiscalización de la AN, que tendrá la responsabilidad de solicitar las pruebas, tanto de cargo como de descargo a los implicados.

Error inexcusable

Por otra parte Jalkh refirió que deben se probadas con los sustentos respectivos las denuncias de que la figura del error inexcusable es utilizada por el CJ como un mecanismo de presión a los jueces.

“El error inexcusable no solo existe en Ecuador, es una figura disciplinaria y es una competencia del Consejo de la Judicatura aplicarla. Nadie ha podido demostrar un solo caso de destitución que tenga un origen político y que no haya estado debidamente fundamentada”, dijo.

Señaló que una eventual interpelación en la Asamblea Nacional, podría convertirse en una oportunidad para demostrar que el CJ actuó correctamente en torno a casos de destitución de  administradores y operadores de justicia.

Fuente: Agencia Andes