Compartir

El presidente de la República, Lenín Moreno, declaró el jueves un estado de excepción por hasta 60 días en Zaruma, provincia de El Oro, y ordenó la creación de un comité de gestión para precautelar la integridad de los residentes y enfrentar las secuelas de la minería ilegal, como socavones y hundimientos que se registran en la urbe.

Secom

Entre las acciones, se dispuso la suspensión temporal de determinadas concesiones mineras legales para evaluar su impacto en la problemática y la intervención de los organismos de control para frenar cualquier actividad irregular y delictiva de extracción de minerales.

En línea con la declaración de estado de excepción, el Gobierno Nacional emprenderá en la represión de la minería ilegal, a través de operativos con efectivos militares y policiales en las zonas de operación de las bandas delictivas. El control se hará extensivo a las concesiones legales, algunas de las que serán suspendidas temporalmente hasta evaluar si no son usadas como vías de acceso de los delincuentes a las galerías de las que se extraen irregularmente minerales y que están por debajo del casco urbano del cantón.

Acorde con informes técnicos, en Zaruma existen alrededor de 67 kilómetros de galerías internas tras más de un siglo de explotación minera, lo que ha provocado socavones y hundimientos que han afectado a estructuras públicas y de vivienda en la ciudad. El ministro del Interior, César Navas, aseguró que, para enfrentar esta situación, a más del estado de excepción, se creó un comité de gestión interministerial que en 15 días deberá estructurar un informe de acciones a adoptarse para preservar a la ciudad, patrimonio cultural del país.

“Estamos estableciendo controles integrados al tema de porte de armas, también de explosivos, pero sobre todo vamos a intensificar los controles estamos en las bocaminas que están dentro de la zona de exclusión, pero también en las que están fuera de la zona”, aseguró Navas.

En el casco urbano de Zaruma existe una zona de exclusión minera en donde no está permitida ningún tipo de actividad, por lo que las acciones se concentrarán en conseguir la inviolabilidad de esta área para evitar mayores afectaciones en el centro histórico y en otras áreas de asentamiento urbano. El Primer Mandatario aprobó la asignación de USD 4 millones para obras emergentes. Al momento, los socavones y hundimientos han afectado a 112 familias.

El ministro de Minas, Javier Córdova, indicó que “de manera temporal vamos a suspender ciertas, no todas por supuesto, en la zona determinada que es básicamente las faldas del cantón Zaruma hasta la ciudad de Portovelo para que nos permita tener un control adecuado y a partir de eso obviamente trabajar con el comité temporalmente”.