Compartir

El presidente de la República, Lenín Moreno, viajó esta tarde hasta Nueva York, Estados Unidos, donde participará en el 72 Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El Telégrafo

La Asamblea “ahora tiene como propósito algo muy significativo: las personas, la paz, la sostenibilidad del medio ambiente y una vida digna para todos los seres humanos, que va acorde con nuestro programa Toda una vida”, dijo el Mandatario en una corta rueda de prensa, desde el Aeropuerto Mariscal Sucre, en Tababela. Este es el primer viaje al exterior que Moreno cumple en su calidad de Jefe de Estado y como Presidente Pro Tempore del Grupo de los 77 (G77) + China.

Además, informó que depositará dos tratados de protección al medio ambiente: el tratado de París y el Protocolo de Nagoya.

“Estamos ratificando nuestro compromiso con el medio ambiente para el cuidado de esta gran patria de todos que es el planeta Tierra”. El Presidente dijo que en la Asamblea de la ONU hablará acerca de la necesidad de la paz y de los diálogos.

“Una de las estrategias que ha implementado el gobierno para salir adelante en estos momentos de crisis es el diálogo, el obtener fraternalmente los conceptos que cada uno tiene del convivir nacional”.

Explicó que ante el Consejo de las Américas expondrá las oportunidades de negociones e inversiones que tiene para la generación de empleo en el Ecuador.

Sobre un encuentro con migrantes ecuatorianos, dijo que “siempre es refrescante estar con ellos ya que su sentir, su amor a la patria, sus recuerdos nos llenan de esperanza”.

Moreno se reunirá también con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, con quien hablará sobre el combate a la corrupción y el apoyo de Naciones Unidad “para salir adelante en nuestros proyectos nacionales”.

En el marco de la cita del G77 + China “trataremos aspectos de la relación Sur- Sur”, sostuvo Moreno. Finalmente, el Presidente confirmó que mantendrá reuniones con homólogos de varios países y concederá entrevistas a medios de comunicación.

Fuente: El Telégrafo