Fausto Cobo, experto en temas de seguridad, consideró que el envío de material antimotines, por parte del Gobierno del expresidente Lenín Moreno a Bolivia, ocurrió en un marco de cooperación internacional ante las violentas protestas en contra de “gobiernos democráticos”, como el de Jeannine Añez; aseguró que estas manifestaciones son propiciadas por grupos de izquierda, radicales, extremistas y narcotraficantes.

Créditos: Reuters

En NotiMundo Estelar, Fausto Cobo, experto en temas de seguridad, indicó que para comprender el envío de material, por parte de Ecuador a Bolivia, se debe analizar el alto nivel de violencia presentado en las protestas de Quito (Ecuador), Santiago (Chile) y Bogotá (Colombia).

Precisó que las manifestaciones en estas ciudades no fueron pacíficas, “tampoco el derecho a la resistencia”, porque “obedecen a un modelo insurreccional que está en práctica y que detrás se encuentra la izquierda populista”.

En ese sentido, dijo que representan una amenaza para cada país porque los ciudadanos “están secuestrados por la violencia” y en pérdida de gran mayoría de sus derechos ante el temor de las agresiones.

Manifestó que, ante las amenazas globales de estos grupos, los Gobiernos tienen convenios para garantizar apoyos que les ayuden a atender las amenazas intermésticas (internacionales-domésticas) y resaltó que los impulsadores de estos actos hablan de armas “letales y de guerra porque esa es su narrativa; siempre atacar, luego cambiar la verdad y acomodarla a su medida, como a un traje en sastrería”.

Escucha la entrevista aquí: