Gracias a la Ley derogatoria del Impuesto Ambiental a la Contaminación Vehicular aprobada por la Asamblea Nacional, los contribuyentes que se acojan a la remisión de intereses ya no entrarán al proceso de coactiva.

asamblea-nacional
Este 9a de julio, la Asamblea derogó el Impuesto Verde, a través de un proyecto de ley. Crédito: Twitter Asamblea Nacional

Los procesos de coactivas generados por obligaciones impagas del Impuesto Verde quedarán sin efecto, para los contribuyentes que se acojan a la remisión del 100% de intereses, multas y recargos.

Es una de las ventajas de la ley que derogó el Impuesto Ambiental a la Contaminación Vehicular, aprobada por la Asamblea el pasado martes 9 de julio. La remisión está dirigida a propietarios vehículos con deudas pendientes desde el 2015 y hasta la fecha de publicación de la ley en el Registro Oficial.

Las obligaciones de los años 2012, 2013 y 2014 prescribirán, según la norma. El Servicio de Rentas Internas (SRI) creará los mecanismos del trámite. Hay dos vías para acceder, una es pagando hasta el 31 de diciembre del 2019 el 100% del capital adeudado; la otra es mediante un plan de pagos de hasta tres años.

Quienes tengan una coactiva y su solicitud de remisión haya sido aprobada, ya no tendrán que preocuparse. Según datos del SRI, la cartera vencida por el Impuesto Verde asciende a USD 299 millones.

De ellos, USD 47 millones corresponde al pago de intereses, multas y recargos. Quienes adeuden valores impagos o vencidos en este año podrán acogerse a la remisión pagando el capital con las condiciones y beneficios establecidos en el 2018, cuando regía un descuento del 50%.

Eduardo Yépez adquirió en el 2010 una camioneta Ford GT150, para usarla en su negocio de distribución de frutas cítricas en Quito, que trae desde una finca en Nanegal. En el 2014 y 2015 no logró cubrir el monto del impuesto, que con intereses y recargos llegó a casi USD 3 000, por lo que solicitó un plan de pagos al SRI, con el fin de evitar caer en coactiva.

Debía cancelar durante 12 meses cuotas de USD 180, pero ahora desea aplicar a la remisión. Este año ya no regía ninguna rebaja en el valor del tributo, a Eduardo le correspondía cancelar en agosto alrededor de USD 1 500. Con la nueva ley el monto se reduce a la mitad.

Antes de que el texto entre en vigencia, el Ejecutivo debe pronunciarse. El legislador, Homero Castanier, proponente de la iniciativa, prevé que el Ejecutivo se allane al texto, ya que el texto para segundo debate fue discutido con Finanzas y el SRI.

Para Paúl Andrade, abogado que asesoró al Colectivo Fuera Impuesto Verde, la decisión aprobada por la Asamblea es un avance, pero no cubre todas las demandas, puesto que no se eliminan por completo los pagos de este año.

Además, recordó que la Corte Constitucional (CC) aún debe pronunciarse sobre la demanda de inconstitucionalidad al tributo, que fue presentada en el 2011. Según él, si la CC acepta el pedido quedaría sin efecto la legislación que derogó el impuesto a la contaminación vehicular y se debería retribuir a los contribuyentes el dinero.

“La Corte podría dictar un fallo con efecto retroactivo, basada en la Ley de Control Constitucional. Pero dudo que lo hagan por la incidencia en la caja fiscal”, comentó.

Fuente: El Comercio – Nota Original: LINK