Compartir

272 bienes repartidos en seis provincias del Ecuador serán subastados por la Corporación Financiera Nacional (CFN). Entre ellos se encuentran 260 palcos del estadio George Capwell de Guayaquil.

El Telégrafo

Haciendas, galpones industriales, un hotel, varios terrenos, una vivienda y los palcos son otros de los bienes que se rematarán y son producto de garantías de créditos que en algún momento no fueron cancelados en su totalidad y han sido tomados para justificar los valores pendientes.

“Este proceso de subasta generará una liquidez de $ 13’000.000 que servirán para continuar con la entrega de créditos con tasas diferenciadoras en el mercado”, señaló Luis Villavicencio Franco, subgerente general adjunto de Gestión Institucional. Los precios de los bienes dependerán de su ubicación y naturaleza. Las características de cada uno se las puede encontrar en la página web: www.cfn.fin.ec.

Allí se hace clic en la opción ‘subasta’ y se podrá acceder a fotografías y a los respectivos valores.

Además los interesados podrán comunicarse a los números telefónicos disponibles para que un funcionario los acompañe a conocer el bien deseado e identificar las condiciones en que se encuentra.

Podrán intervenir en la subasta todas las personas capaces de contratar personalmente o en representación de otras.

No pueden participar en la subasta funcionarios de CFN ni sus familiares hasta segundo grado de consanguinidad. Los requisitos son: tres formularios donde consten los datos del interesado, la oferta por el inmueble y la confirmación de licitud de los fondos.

La condición es participar con un mínimo correspondiente al 10% del precio base, ya sea con cheque certificado, transacción bancaria o en efectivo. Los bienes pueden ser cancelados en un plazo de 5 a 15 años. La subasta será el viernes 20 de octubre, a las 10:00.

Los interesados deberán presentar su oferta en sobre cerrado hasta las 16:00 del jueves 19 de octubre, en la oficina matriz de la CFN, en la av.9 de Octubre, entre Pedro Carbo y Pichincha (Guayaquil).

Fuente: El Telégrafo