Compartir

El expresidente Rafael Correa se encuentra en Panamá. Los motivos no se conocen oficialmente, pero el secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Vinicio Cerezo, dijo hoy que el exmandatario ecuatoriano se encuentra en el mismo hotel panameño donde se celebra una cumbre del organismo y que mantendrá una reunión con él para conocer el motivo de su visita.

EFE

“Le hemos pedido una reunión para enterarnos a qué se debe su visita (…) Probablemente sea hoy en la tarde”, indicó Cerezo a los periodistas tras la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del SICA, que concluyó este miércoles en la capital panameña, según publica Metro Ecuador.

El también expresidente guatemalteco insistió en que la presencia de Correa en Panamá “es coincidencia”.

“Le tenemos un cariño muy especial y por supuesto vamos a tener una reunión con él para ver de qué se trata su visita”, agregó Cerezo.

Los cancilleres del SICA se reunieron hoy en Panamá para preparar la 50 reunión de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará este jueves y durante la cual el presidente panameño, Juan Carlos Varela, le otorgará la presidencia pro tempore del organismo a su homólogo dominicano, Danilo Medina.

Correa gobernó Ecuador entre 2007 y 2017 y desde el pasado julio vive en Bélgica, de donde es oriunda su esposa, Anne Malherbe.

El exmandatario ecuatoriano mantiene una rivalidad con su sucesor en el cargo, Lenín Moreno, a quien acusa de haber traicionado su proyecto político.

Por la tarde, Correa fue entrevistado vía Skype por CNN desde Panamá. Al referirse a la sentencia de 6 años de prisión contra el vicepresidente Jorge Glas, el exgobernante, que compartió periodo con el aludido, señaló: “seguramente ahora vendrán por mí”, pero volvió a asegurar que Glas es inocente de lo que se le acusa dentro del caso Odebrecht.

Y volvió a afirmar que él no sabía nada de los actos de corrupción y que en su gobierno “se terminó con la corrupción institucionalizada”.

Para Correa, la sentencia contra Glas es producto de “un intento de apoderarse de la vicepresidencia y de otras funciones del Estado” que se lleva a cabo con “presiones a jueces y fiscales” por una persona que está “embriagada de poder”, refiriéndose a Moreno.

Fuente: El Universo