La Refinería Esmeraldas entrará a un mantenimiento programado este 1 de marzo, el cual permitirá reparar 6 de las 14 unidades de procesamiento que tiene esta planta, según el Informe Preliminar de Rendición de Cuentas 2018 de Petroecuador.

Refinería de Esmeraldas / Crédito: Cortesía Petroecuador

En este informe, disponible en la página web de la entidad, se señala que se repararán las unidades FCC, Crudo 1, Vacío 1, Visbreaking 1, U y Z1. Los trabajos se harán en paralelo y estarán ajustados al arranque de la FCC, considerada el corazón de esta planta industrial.

Para ejecutar estos trabajos se cuenta con un presupuesto preliminar de USD 130 millones. Pero el monto podría variar en función de las novedades que se encuentren cuando se abran estas infraestructuras, informó Carlos Pérez, ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, en una entrevista radial el 21 de febrero pasado.

Está previsto que este mantenimiento o para dure alrededor de 54 días, aunque este plazo podría extenderse. Estas reparaciones se ejecutarán pese a que en el Gobierno anterior este complejo fue sometido ya a una repotenciación.

Te puede interesar: El Gobierno busca alianzas para que el país tenga una nueva refinería

En ese proyecto se invirtieron alrededor de USD 2 300 millones. Pero en aquel proceso “no hubo una planificación, diseño y construcción de acuerdo con estándares internacionales”, refirió el Consorcio ICC-Tecnatom, que evaluó este complejo con el respaldo del Programa de la Organización de las Naciones Unidas.

“Hemos hecho un gran esfuerzo por mantener la refinería operativa, pero ya estamos llegando a una situación crítica, por eso Petroecuador ha tomado la decisión de pararla”, expresó el ministro Pérez.

El Informe Estadístico de Petroecuador Enero-Diciembre 2018 muestra que este complejo refinador trabajó al 88% de su capacidad.

Es decir, procesó en promedio 96 965 barriles de crudo por día, cuando su diseño permite trabajar con una carga de 110 000 barriles diarios (ver gráfico).

Mientras se ejecute este mantenimiento programado, más de la mitad de la refinería estará parada y no podrá operar, consideró Edmundo Brown, consultor petrolero. Es decir, la planta no estará en condiciones de transformar el crudo en combustibles para abastecer la demanda regular de los sec­tores automotor, industrial, eléctrico y otros.

En promedio, cada mes este complejo produce 2,9 millones de barriles de derivados como gasolinas (naftas), diésel 2, diésel premium, gas de uso doméstico y otros.

Esto se complementa con la producción de las refinerías La Libertad, Shushufindi e importaciones. Solo para el sector automotor, que es el que más demanda derivados, se requieren alrededor de 4,4 millones de barriles cada mes, mencionó Oswaldo Erazo, secretario Ejecutivo de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados de Petróleo.

Para todos los sectores, la demanda asciende a 7,7 millones de barriles, según cifras del 2018 de Petroecuador. Para cubrir estos requerimientos del mercado nacional, el Gobierno tiene planificado importar una cantidad mayor de derivados.

Diario El Comercio consultó a Petroecuador detalles de esta compra, el 19 de febrero pasado, pero hasta ayer no se enviaron las respuestas.

En el 2018, mientras la Refinería Esmeraldas operaba de manera regular, se importaron en promedio 4 millones de barriles de derivados por mes. Para esta compra se destinaron alrededor de USD 327 millones mensuales, según cifras del Banco Central del Ecuador (BCE).

Pero el costo de estos productos depende del precio del crudo en el mercado internacional. En cambio, el petróleo que se procesa en la Refinería será exportado, mencionó Pérez.

En enero, esta planta operó con alrededor de 98 383 barriles de crudo por día.

Fuente: El Comercio- Nota original: LINK