Compartir

Unos $ 19,2 millones deberán invertirse en la planta de licuefacción de gas natural de Bajo Alto para que funcione bajo estándares internacionales de eficiencia y seguridad. Así, la obra que inicialmente debía costar $ 36 millones y que terminó en $ 76 millones llegaría a casi $ 95,2 millones.

Foto: El Universo

La planta, construida en El Oro por la empresa Ros Roca Indox, fue objeto de una auditoría por empresas internacionales avaladas por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Presenta, entre sus principales y más costosos problemas, hundimientos y un deficiente abastecimiento de energía para la planta.

Los hundimientos se dieron, según el informe, por el diseño incompleto y por una construcción deficiente. Es que, según el estudio realizado por la empresa española Tecnatom, no hubo preparación del terreno ni un informe geotécnico.

También habría señales de mala ejecución de rellenos y cimentaciones.

Los trabajos de cimentación costarían $ 6,9 millones; el informe señala que se debe “reconstruir el perímetro de las losas instalando pilotes de 80 cm de diámetro aproximadamente, unidos por una viga de cabeza de amarre entre ellos, e intercalar columnas de grava”. También aconseja “en algunas zonas, demoler y reconstruir la losa sobre la que se ubican los elementos principales”.

En cuanto a la alimentación eléctrica de la planta, se había cometido un “grave error”. Siendo una planta de gas, se compraron motores a diésel para generación de energía eléctrica. Luego se los trató de adaptar a gas.

Fuente: El Universo – Nota Original: LINK