En 2007 Britney Spears tocó fondo en lo que fueron los peores 14 meses de su vida. Tenía 25 años, dos hijos, se estaba divorciando de su marido e intentaba lidiar con la fama. Fue entonces cuando se dirigió a una peluquería en Los Ángeles (Estados Unidos) para raparse completamente la cabeza. Y sus guardaespaldas, quienes debían protegerla de los paparazzi, la traicionaron.

Crédito: chicagotribune.com

Doce años después, un documental llamado “Britney Spears: Breaking point” ahonda en lo que ocurrió durante ese período, la excesiva fama y su lucha en torno a la salud mental.

Todo esto mediante testimonios inéditos de las personas que interactuaron con ella durante ese período y entrevistas a sus seres queridos, según informa el medio británico Daily Mail.