Compartir

¿Estará? ¿No estará? Roger Federer ha sembrado un poco de duda sobre si competirá en el segundo Grand Slam de la temporada del tenis, el Abierto de Francia del próximo mes.

CNN

El suizo le dijo a CNN Sport que perderse el segundo torneo grande del año para extender su descanso actual en el Tour era “una opción en este momento” y que tomará una decisión en firme justo antes de que comience el Abierto de Francia.

Federer, que se perdió seis meses de la temporada pasada por una lesión en la rodilla, sorprendió al mundo del tenis en marzo al anunciar que tomará ocho semanas de descanso para recuperarse de un comienzo de año de cuento de hadas.

A los 35 años, y habiendo ganado los tres títulos más importantes del año hasta la fecha (el Abierto de Australia, Indian Wells y el Abierto de Miami), el 18 veces campeón de torneos de Grand Slam decidió que necesitaba descansar y volvería a la acción dos semanas antes del comienzo del Abierto de Francia el 22 de mayo.

Pero Federer, que ganó el Abierto de Francia una vez, en el 2009, le dijo a CNN Sport: “No creo que me lo salte, pero tendré que ver en, digamos, cuatro o cinco semanas cómo me siento cuando pise la arcilla. Tendré que ver cómo está mi estado de ánimo”.

“Si siento que no estoy al 100%, que no estoy realmente entusiasmado (y creo que es algo posible) entonces es mejor no estar ahí”. “Pero creo que quizás el descanso es largo, será de 10 semanas hasta que lleguen los torneos de césped, lo que podría ser un poco largo, pero voy a tomar una decisión definitiva en cinco semanas. Creo que voy a jugar el Abierto francés”

Federer no pretende ser el número

El mes pasado, el número 4 del mundo reveló que su fisioterapeuta le había aconsejado que no jugara demasiados partidos en la arcilla debido al impacto que la exigente tierra roja tendría sobre su rodilla.

Había tomado, después de todo, un descanso forzado de seis meses después del torneo de Wimbledon del año pasado debido a una lesión que había amenazado con terminar su gloriosa carrera.
Tras ganar el Abierto de Miami en marzo, su vigésimo partido de la temporada, Federer dijo que su cuerpo y su mente necesitaban descansar del agotador Tour.