La aviación rusa, aliada del gobierno de Damasco, bombardeó puntos del noroeste de Siria, ultimo bastión yihadista y rebelde en el país, por primera vez en tres meses, indicó el miércoles el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Ataque de Rusia a Siria
Créditos: AFP

“Los ataques rusos tuvieron por blanco el martes antes de la medianoche y el miércoles al alba” una zona entre las provincias de Hama, Idlib y Lataquia, dijo a la AFP Rami Abdel Rahman, director del OSDH, explicando que eran los primeros bombardeos “desde que entró en vigor una tregua” en la región el pasado 6 de marzo.

La zona atacada por la aviación rusa está bajo control de los yihadistas de Hayat Tahrir Al Cham (HTS, exrama siria de Al Qaida) así como del grupúsculo Huras Al Din y del Partido Islámico de Turkestán, otras dos facciones yihadistas.

La tregua, negociada por Rusia, aliada del régimen, y Turquía, que apoya a algunos rebeldes, permitió poner fin a la ofensiva del régimen contra la región de Idlib, dominada por HTS y donde viven unos tres millones de personas.

Desde diciembre la ofensiva dejó unos 500 muertos civiles, según el OSDH, y un millón de desplazados, según la ONU. De ellos 120.000 aprovecharon el alto el fuego para volver a sus casas.

El acuerdo entre Rusia y Turquía prevé por otra parte patrullas conjuntas a lo largo de la autopista M4, un eje crucial para Damasco y que cruza la región de Idlib para unir Alepo (norte) con Lataquia (oeste).

Nota Original: AFP – LINK