Compartir

Siete de las ocho selecciones campeonas del mundo están en Rusia por una nueva corona. Alemania, Brasil, Francia, España, Argentina, Inglaterra y Uruguay -en menor medida- parten como favoritas.

Efe

Italia, que se quedó sin Mundial luego de 60 años, es el único campeón que no estará en la cita que se inaugura hoy, por primera vez en Rusia, país que desplegará un operativo de seguridad antiterrorista y se mantendrá atento a grupos externos y rebeldes al régimen de Vladimir Putin.

Rusia armó un presupuesto de USD 14 000 millones, según un informe del diario económico ruso RBC, en su edición del viernes 8. La cifra supera a la inversión de USD 11,6 mil millones que se emplearon para Brasil 2014.

El presupuesto se elevó por el incremento de gastos para la parte final de la construcción de estadios, bases de entrenamiento, infraestructura de transporte y otros gastos logísticos.

Uno de los 12 estadios remodelados es el Luzhniki, con capacidad para 80 000 personas y en el que hoy se enfrentan el anfitrión y Arabia Saudita, desde las 10:00. El acto inaugural será a las 08:00 y contará con el exdelantero brasileño Ronaldo y el cantante Robbie Williams.

Animarán la apertura de un torneo que se extenderá 32 días, con 64 partidos. La final será el 15 de julio y a la que apuntan llegar los favoritos, salvo otros equipos que quieren dar la sorpresa, como Bélgica y Croacia. El campeón se llevará un botín de USD 38 millones, pero sobre todo el prestigio.

Brasil es el máximo campeón con cinco coronas mundiales (1958, 1962, 1970, 1994 y 2002). La ‘Verdeamarela’ está encuadrada en el grupo E, con Suiza, Costa Rica y Serbia. Su poderoso rival será Alemania, con cuatro trofeos (1954, 1974, 1990 y 2014), que quiere igualar la marca de los brasileños. Como ventaja, la ‘Canarinha’ cuenta con Neymar, el futbolista más caro, valorado en USD 221 millones.