Un avión carguero podría estar en capacidad de transportar de 1 a 2 millones de dosis de vacunas, dependiendo de su presentación. De allí que para abastecer a todo el mundo se necesitaría el equivalente a unos 8.000 aviones.

Vacuna
Créditos: Shutterstock

Días atrás, Alexandre de Juniac, director de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), adelantó que este será “el ejercicio logístico más grande y complejo de la historia”.

El Gobierno de Ecuador ha anticipado que requerirá 18 millones de dosis para vacunar a su población. Eso implicaría llenar de 9 a 18 aviones cargueros si es que todas las dosis estuvieran disponibles.

Pero la realidad es que no habrá un desfile de aviones aterrizando uno tras otro para dejar vacunas. Quienes laboran en el sector señalan que es probable que se requieran muchos viajes, considerando que los suministros de los laboratorios arrancarán de a poco y que los Gobiernos apuntan primero a grupos prioritarios.

“Será una importación paulatina. Además, las vacunas ocupan volúmenes muy pequeños. En ese sentido no veremos una gran cantidad de aviones de carga llegando al país con vacunas”, dijo Luis Galárraga, gerente de Comunicación y Prensa del aeropuerto de Quito.

Aerolíneas como Lufthansa, Air France-KLM, Cathay Pacific, American, Latam, Avianca se están preparando para entrar a participar de esa distribución, que ejecutivos del ramo ven como una oportunidad para las compañías aéreas de recortar sus pérdidas en el transporte de pasajeros por la crisis.

“Esto va a ayudar mucho al sector, hay muchas líneas que tienen aviones parados y que necesitan movilizarlos”, afirmó Ezequiel Barrenechea, miembro del comité ejecutivo de la Airport Council International y vicepresidente de Tagsa, concesionaria del aeropuerto de Guayaquil.

Barrenechea consideró que las aerolíneas que vuelan en Ecuador, al igual que los aeropuertos, están en capacidad para trasladar las vacunas.

A nivel local, Latam Cargo ha sido una de las primeras en anunciar que está lista para asumir el reto. Daniel Leng, gerente de Latam Ecuador, señaló que están certificados por la IATA como uno de los operadores que cumple con las exigencias para transportar productos farmacéuticos.

Aseguró que cuentan con aviones cargueros y aviones de pasajeros que se pueden acoplar para el traslado de las dosis. De hecho, la aerolínea ha ofrecido sus aviones para trasladar, sin costo, internamente las vacunas cuando lleguen al país.

Para Leng, uno de los desafíos estará en la necesidad de hacer vuelos a destinos donde Ecuador no tiene rutas directas para poder ir a recoger las vacunas. Esto debido a que son varios países los que están realizando ensayos.

Además de la vacuna de Pfizer, el Gobierno de Ecuador ha mantenido diálogo directo con la mayoría de compañías que trabajan en la elaboración de la vacuna, como la china Sinova. A esa nación no hay rutas.

Durante la pandemia, Leng indicó que Latam acopló aviones grandes de pasajeros para trasladar carga como insumos desde China. Entre esos hubo viajes de Shanghái a Guayaquil, con escalas.

Otro reto que supone el traslado de vacunas está ligado a las diferentes condiciones de temperatura que requerirán. La vacuna producida por Pfizer y BioNTech necesita estar almacenada a menos de 70 grados centígrados. La firma ha anticipado que entregará las dosis en cajas térmicas.

Para otras vacunas se requerirá de hielo seco o temperaturas de menos 8 y 10 grados, que son parámetros que manejan ya las líneas. Las terminales de Quito y Guayaquil anticipan que en eso no habrá problemas.

Kurt Schosinsky, ejecutivo de Avianca, indicó que ellos conformaron un equipo multidisciplinario que ha liderado la definición de las medidas necesarias para darle un manejo prioritario, adecuado y seguro al transporte de las vacunas para COVID-19.

Avianca Cargo trasladó el año pasado 1.639 toneladas de farmacéuticos como vacunas y medicamentos entre Europa, Norteamérica, Centroamérica, Suramérica y el Caribe. En lo que va del año ha trasladado 2.025 toneladas.

Como parte de la preparación están registrando las temperaturas de las bodegas de los aviones durante el vuelo o mapeo de temperatura, que incluye la flota carguera y comercial.

“Es fundamental una correcta manipulación y almacenamiento dentro de los rangos de temperaturas exigidos para el manejo de productos farmacéuticos”, aseveró Schosinsky.

El viceministro de Salud, Xavier Solórzano, explicó, días atrás, que las vacunas que no requieran de una complejidad en el cuidado de temperatura llegarán al aeropuerto y pasarán al Banco de Vacunas.

Nota Original: El Universo – LINK