El vicealcalde de Quito, Santiago Guarderas, indicó que de posesionarse como alcalde de la ciudad suscribiría el Código de Ética, presentado por el presidente Guillermo Lasso, para garantizar funcionarios probos y evitar lo sucedido en la actual gestión, donde en entidades metropolitanas se han nombrado varios gerentes sin garantizar su compromiso. Aseguró que el proceso de remoción en contra del alcalde Jorge Yunda se desarrolló en cumplimiento de la Ley, de manera seria y responsable. Remarcó que el Municipio capitalino está a la espera de la decisión del Tribunal Contencioso Electoral.

SAntiago_Guarderas
NotiMundo - Derechos Reservados

En NotiMundo Estelar, el vicealcalde de Quito, Santiago Guarderas, afirmó que en el Concejo Metropolitano se tramitó la denuncia de remoción presentada en contra de Jorge Yunda con la garantía del debido proceso, el respeto al derecho a la defensa y a la presunción de inocencia.

Agregó que no se debe restar importancia al recurso ciudadano de remoción debido a que está incluído en la Constitución de Montecristi y dijo que la acción del Concejo “sienta un precedente” en los Gobiernos Autónomos Descentralizados para que las autoridades locales sepan que la población cumple un rol fiscalizador “protagónico” en la Función Municipal.

Precisó que de ubicarse a la cabeza del Municipio tomará decisiones que solucionen las denuncias de inconformidad ciudadana y enlistó entre ellas: la reactivación económica, la organización de la basura y la inauguración del Metro de Quito; obra que según dijo podría iniciar sus operaciones en el 2023 sino se realiza un análisis “profundo”.

Manifestó, también, que buscará recuperar la honorabilidad de los quiteños y de la ciudad al ejecutar obras con probidad y así destacar a Quito como “Luz de América”. Resaltó que “es mentir” el decir que en 22 meses “se transformará a Quito en Suiza” -declaraciones emitidas por el alcalde Yunda en el inicio de su gestión- porque existen varios aspectos por atender.

Puntualizó que el manejo de la alcaldía es una tarea “colectiva” entre las funciones del Gobierno Local y aseguró contar con la voluntad política de sus compañeros metropolitanos. En ese sentido, contradijo lo anunciado por Yunda respecto a que el Concejo Metropolitano no le ha otorgado gobernabilidad a su gestión y dijo que  “ha diferencia de lo que dice el alcalde removido el Concejo ha permitido que salgan los procesos”, pero precisó que “lamentablemente por una situación bochornosa, reñida a la ética, se ha tenido que dedicar tres meses a procesos de fiscalización para encontrar donde hay irregularidades; porque en cada obra que se topa hay corrupción”.

Escucha la entrevista aquí: