El hospital Luis Gabriel Dávila de Tulcán registra un marcado incremento de casos COVID-19. Oscar Ruano, gobernador de Carchi, alertó que la casa de salud está "en estado crítico".

Hospital
Créditos: Hospital - El Universo

La autoridad gubernamental informó que están asilados 29 pacientes con coronavirus, 15 de ellos con ventilación y los restantes con mascarillas de oxígeno. Trascendió que fue habilitado un espacio para atender a pacientes con este mal. El sitio está ubicado en la segunda planta de este centro hospitalario.

Las causas del aumento de contagios serían provocadas por el irrespeto a las medidas de bioseguridad y distanciamiento social; así como por la apertura de locales nocturnos, ingesta de alcohol y la circulación irregular de personas por pasos fronterizos no autorizados que comunican a Ecuador y Colombia.

Carchi es una de las provincias donde crecieron los casos de COVID-19 en las últimas semanas. Los registros del 1 de noviembre del 2020 señalan que habían 3.055 casos y 104 fallecidos, presentándose 64 días después 661 contagiados más y 20 muertos por el virus.

En total, Carchi presenta hasta este lunes 4 de enero, 3.716 casos y 124 víctimas mortales.

Luis Morales, director médico asistencial del hospital Dávila, dijo en la última semana del 2020 que la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la casa de salud estaba ocupada en un 100%.

Una de las preocupaciones es la falta de medicamentos. El gobernador Ruano comentó que los insumos médicos de esta casa asistencial provincial “no son infinitos” y confirmó que no existen por el momento medicinas para las personas que requieren de intubación.

Cristian Benavides, alcalde de Tulcán y presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal, está solicitando la información oficial al Ministerio de Salud Pública para evaluar la situación al interior de este organismo.

Frente al incremento de pacientes COVID-19 se ha propuesto que los pasos fronterizos formales que mantiene Ecuador con territorio colombiano se mantengan cerrados (Rumichaca, Tufiño, El Carmelo y Urbina).

Además, al funcionario le inquieta el éxodo y retorno de ciudadanos venezolanos hacia el sur del continente, pues utilizan esta frontera para hacer una parada obligada de descanso en Tulcán.

Edwin Andrade, comandante de la subzona de Policía Carchi, informó que en el último feriado la ciudadanía respetó los protocolos de bioseguridad. No se registraron sancionados.

Nota Original: El Universo – LINK