Compartir

A algunos ensambladores de motos y televisores aún les preocupa esta medida, pues creen que la producción nacional se verá afectada. Otros gremios están prestos a colaborar.

El Telégrafo

Desde el pasado 13 de noviembre que entró en vigencia la Tasa de Servicio de Control Aduanero (TSCA), la Aduana del Ecuador recaudó $ 26.418 en los cuatro primeros días.

Esta medida fortalecerá el control aduanero y la lucha contra la defraudación y el contrabando. El Servicio Nacional de Aduana de Ecuador (Senae) registró 742 declaraciones aduaneras de importación y 630 operaciones de comercio exterior que han pagado la TSCA hasta el momento.

Sin embargo, el manejo de la tasa aún genera cuestionamientos por parte de los diferentes sectores importadores. Por ejemplo, Yolanda Hoyos, presidenta ejecutiva de Audioelec S.A., dijo que la medida les afecta como ensambladores de televisores, pues mantienen una competencia fuerte con las marcas extranjeras que se importan y que mantienen de por sí un arancel bajo en los tamaños de 50 pulgadas o mayores.

“Si tomamos en cuenta que esta tasa se aplica también a nuestros CKD (kits de ensamblaje), se encarece el producto fabricado en el país, desmotivando el ensamblaje local e incrementando la desventaja con los televisores que se importan”, señaló.

No obstante, su empresa ha decidido bajar más su margen y no trasladarlo a los compradores. Este año las ventas del sector totalizarán aproximadamente 140.000 unidades.

Los ensambladores de motos también cuestionan la medida y no comprenden cómo fueron calculados estos factores de peso. Oswaldo Landázuri, presidente de la Asociación de Empresas Ensambladoras de Motocicletas, dijo que la medida favorece a la importación de motos completamente armadas, mas no a las motos que se ensamblan en el país.

Explicó que mientras más grande es el factor más beneficioso es porque se divide por un valor más alto al peso. Por ejemplo, un kit para ensamblaje o CKD tiene un factor de 500, mientras que una moto completamente armada tiene un factor de 1.000. Un CKD de una moto desarmada tendría un impacto de $ 25, y hasta llegar al consumidor final será un impacto de alrededor de $ 40 a $ 50.

La producción de motos ensambladas es de 100.000 unidades este año. La Corporación de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Corpei) señala que la tasa no corresponde a una prestación de servicio equivalente al valor de la tasa.

El control del contrabando es una tarea obligatoria y permanente de la Aduana y por consiguiente su financiamiento debe estar en su presupuesto corriente.

La Aduana ya ha fijado otras tasas para el mismo propósito, como el llamado timbre para bebidas alcohólicas y cigarrillos. Su razón es ‘recaudatoria’ más que de ‘prestación de servicios’.

Por otro lado, Marco Carrión, presidente de la pequeña y mediana empresa de Pichincha (Capeipi), se reunió con el director del Senae y conoció los objetivos de la tasa, además las dudas del sector fueron aclaradas especialmente en la importación de materias primas.

Asimismo, la Cámara se comprometió a colaborar con la Aduana para verificar los costos de importación como una base sobre la cual se pueda ejercer un tipo de control en la subvaloración.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Carlos de la Torre, en una entrevista en Radio Sucre, el jueves pasado, justificó la aplicación de la tasa de control aduanero y rechazó que se la catalogue como una ‘salvaguardia disfrazada’.

Fuente: El Telégrafo