Compartir

El presidente Lenín Moreno advirtió falencias en el nivel superior durante su visita a la UNAE. El énfasis ahora estará en la educación intercultural.

El Telégrafo

El avance en materia de educación fue el tema que destacó el presidente de la República, Lenín Moreno, en su visita ayer a la provincia de Cañar. El Mandatario recorrió el edificio en construcción de la Universidad Nacional de la Educación (UNAE), cuya inauguración está prevista para el 31 de octubre; también llegó al local que funciona desde hace 2 años.

En este sitio, Moreno conversó con un grupo de obreros. En la ejecución de la obra laboran cerca de 700 trabajadores que levantan el segundo local de esta universidad ubicada en la parroquia Javier Loyola, conocida también como Chuquipata, a unos 9 kilómetros de Azogues.

“Afortunadamente los tiempos han cambiado: hace 10 años, 5 de cada 10 jóvenes en edad de bachillerato estaban matriculados en una institución, hoy son 7 de cada 10”, manifestó el Jefe de Estado. Según el Presidente, la meta es llegar al 100% en su gobierno. “Nuestro sueño es que todos los jóvenes ecuatorianos accedan a la educación de calidad, que concluyan el bachillerato e ingresen a la universidad”.

Para el Mandatario, el país necesita infraestructuras educativas, maestros, educadores y pedagogos capacitados y bien remunerados, “muchos de los cuales seguramente saldrán de esta universidad”. También dijo que reforzará el bachillerato técnico y que el sistema educativo actual ya no está en los últimos lugares de la región. “Hemos avanzado muchísimo, tal como registra un estudio de la Unesco, que nos ubica entre los países con mayor desarrollo”.

Según datos de la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), en esta área, en cambio, la cifra es preocupante. “El déficit es de 9.238 profesores con título de PhD”, advirtió Moreno.

Sin embargo, en el balande general, anunció que solo faltan 1.276 profesores para cubrir ese déficit y que de nada sirve tener excelentes escuelas, colegios y universidades, si no hay profesores comprometidos.

El Presidente felicitó la labor del rector de la UNAE, Freddy Álvarez, y añadió: “Cuente con nuestro apoyo y respaldo, nada es más importante que la formación de nuestros hijos y nuestros maestros”. Lo acompañaron el ministro de Educación, Fander Falconí; y el secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, Augusto Barrera.

Fuente: El Telégrafo