Compartir

Ricardo Rivera se encuentra bajo arresto domiciliario desde el pasado 2 de junio, luego de un operativo policial.

Twitter

La investigación del caso Odebrecht revela nuevos detalles. En el expediente que la Fiscalía abrió por el presunto delito de asociación ilícita, este lunes se incluyó la versión que Alfredo Antonio Alcívar Arauz rindió de forma libre y voluntaria ante el agente investigador Wilson Toainga.

En su declaración, que ahora consta en seis páginas, Alcívar se identifica como el hombre de confianza de Ricardo Rivera, al interior de Televisión Satelital y entregó al fiscal un dispositivo USB de color marrón. Allí se demostraría la relación que Rivera, hoy procesado por Odebrecht, tenía con su sobrino, el vicepresidente Jorge Glas.

En su declaración, Alcívar dice que trabaja en Televisión Satelital hace 9 años y que por un tiempo dejó la estación televisiva. Asegura que regresó en el 2013 y que para entonces el hombre de confianza de Rivera había sido despedido y fue relevado por Alcívar. “El ingeniero Rivera me empezó a dar más funciones a mí, para la producción, para coordinar a la gente del canal, los programas, coordinar los carros, aplicaciones de teléfonos, arreglo de impresoras, envío de correos, etc”.

Así llegó a manejar los teléfonos, las cuentas de correo y las contraseñas de Rivera. Pero el 2 de junio pasado, la Policía realizó un allanamiento al canal que opera en Guayaquil y dos semanas después, Alcívar dice que recibió un pedido de Rivera. “El ingeniero Ricardo Rivera me pidió que le borre ciertas cuentas de correos, teléfonos y contraseñas (..) El ingeniero tiene la cuenta de correo electrónico en Hotmail, de Gmail. Además tenía dos o tres celulares”.

Cuando habla de los teléfonos revela las supuestas claves, así como las contraseñas de Twitter y Facebook. Durante su relato Alcívar señala que durante el allanamiento, los agentes se llevaron el teléfono Samsung S7, pero antes Rivera había pedido a Alcívar que sacara un respaldo. “En ese teléfono había contactos de usuarios chinos. Lo que hice es apagar y guardar el teléfono (de respaldo) hasta el día del allanamiento.

El ingeniero estaba preocupado por sus teléfonos. El día lunes siguiente al de la detención el ingeniero me preguntó por el teléfono celular duplicado y le dije que yo tengo, y me dijo que lo guardara. Me dio la disposición de no prender hasta cuando él me diga”. Según Alcívar, un año antes de esos hechos, Rivera le hizo instalar en sus teléfonos el servicio encriptado de mensajería Telegram, con una configuración para que los textos sean eliminados en 30 segundos.

En uno de los celulares se puso como contacto XX1 y en el otro celular XX2. “El XX1 se identificaba al ingeniero Jorge Glas, vicepresidente actual, y el XX2 era el ingeniero Rivera”. Ante el fiscal Toainga, Alcívar también sostuvo que por cuestiones de seguridad ambos se identificaban por códigos. “Así, por ejemplo, al señor Luis Calle se identificaba como LC, Jorge Quishpe como JQ, de ahí que JG es Jorge Glas”.Las iniciales JG ya aparecieron en julio pasado, mientras se revelaban las delaciones de los exejecutivos de Odebtrecht.

Fuente: El Comercio