Compartir

Tres policías y cuatro reos muertos es el saldo del tiroteo ocurrido este martes durante una inspección en una cárcel de Ciudad Victoria, capital del nororiental estado mexicano de Tamaulipas, informaron hoy fuentes de seguridad.

Shutterstock

“Murieron tres policías y cuatros internos. Lesionados, seis policías y siete internos. Operativo Cedes Ciudad Victoria”, indicó vía Twitter la Secretaría de Seguridad de Tamaulipas.

Este 6 de junio se produjo una reyerta en el penal de Ciudad Victoria cuando la Policía estatal ingresó a la cárcel en un operativo programado de revisión.

Dicha actuación se llevó a cabo tras notarse tensión al interior del penal, donde se sospechaba de la introducción de diversos objetos prohibidos.

El operativo, que continuó hasta la noche del martes, contó con el apoyo de la Policía Federal y del Ejército, que montaron un cerco de seguridad en torno a la prisión.

En algunas de las imágenes del acontecimiento que han aparecido a medios, se escuchan claramente largas ráfagas de disparos.

El vocero de seguridad de Tamaulipas, Luis Alberto Rodríguez, reconoció hoy a Milenio Televisión la presencia de armas en el suceso, y explicó que los vigilantes del penal también van armados.

Al lugar de los hechos arribaron ambulancias para atender a los heridos y calmar a los familiares de los presos, pues también se vivieron momentos de mucha tensión fuera del penal.

La sobrepoblación, el hacinamiento y el autogobierno son problemas habituales en las cárceles de México, donde recientemente se han vivido graves casos de violencia, como el acontecido en febrero de 2016 en el penal de Topo Chico, donde fallecieron 52 internos en una lucha entre reos por el control del recinto.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) indicó que el presidente del organismo, Luis Raúl González, ordenó el envío de visitadores adjuntos para conocer la situación que continúa hasta el día de hoy en el reclusorio.

Precisó que los visitadores están presentes recabando información, conociendo del estado de salud de los heridos y sus testimonios, así como recolectando documentos oficiales e indicios que permitan establecer la situación.

De acuerdo con un comunicado de la CNDH, el ombudsman nacional lamenta la pérdida de todas las vidas, tanto del personal de seguridad como de internos, y envía sus condolencias a las familias.

“Este organismo nacional reitera nuevamente su condena a la violencia, por lo que demanda a las autoridades la eficaz aplicación de la ley en forma pronta y expedita, y con total respeto a los derechos humanos”, acotó.

Fuente: EFE