Compartir

El número de muertos en la masacre perpetrada ayer en El Tarra, en la región colombiana de El Catatumbo, fronteriza con Venezuela, ascendió a nueve, entre ellos antiguos integrantes de las FARC, informaron hoy la Fiscalía y fuentes castrenses.

El Telégrafo

El ente investigador confirmó en un mensaje de Twitter que varios de los fallecidos son exmiembros de las FARC, guerrilla que dejó las armas en junio de 2017 luego de firmar un acuerdo de paz con el Gobierno, si bien no facilitó el número exacto.

Por ello se desplazó a la zona una Unidad Especial contra Crimen Organizado de la Fiscalía que “orientará la investigación”.

Por otra parte, fuentes castrenses confirmaron a Efe que el número de fallecidos se elevó a nueve, luego de que falleciera uno de los heridos que fue trasladado al hospital de Ocaña, la principal ciudad de la zona.

El Catatumbo, que forma parte del departamento de Norte de Santander, es una de las zonas más pobres y olvidadas de Colombia y la conforman los municipios de Convención, El Carmen, El Tarra, Hacarí, La Playa, San Calixto, Sardinata, Teorama y Tibú.

Esa extensa región selvática es una de las zonas más convulsas del país por la presencia de diferentes grupos guerrilleros, bandas criminales y narcotraficantes y es además una de las áreas con más cultivos de coca del país.

En el Catatumbo hay frentes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país, que mantiene desde comienzos de años una guerra territorial por el negocio del narcotráfico con un reducto del Ejército Popular de Liberación (EPL), considerada por el Gobierno una banda de delincuencia común.

Por su parte, el secretario de Víctimas, Paz y Postconflicto de Norte de Santander, Luis Fernando Niño, detalló que se desplazó hasta la zona un equipo de elite de la Policía que se coordinará con la Fiscalía y que “reforzará la estación de la Policía” de El Tarra.

Finalmente, explicó que los cuerpos fueron trasladados a Ocaña gracias al apoyo del Ejército y que se convocará un Consejo de Paz para escuchar las inquietudes de la comunidad.