El saldo de civiles muertos en la región rebelde siria de Guta Oriental, sometida a un asedio del régimen y su aliado ruso, asciende a 600 muertos, informó este miércoles el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

CNN

De esa cifra unos 147 muertos son niños, según esa organización con sede en Londres, que cuenta con una amplia red de corresponsales en Siria.

La situación en el enclave opositor sirio de Guta Oriental no ha mejorado en absoluto a pesar de la resolución reclamando una tregua aprobada el sábado por el Consejo de Seguridad de la ONU, aseguró el miércoles esa organización.

Según el jefe humanitario de Naciones Unidas Mark Lowcock los combates continúan en esa zona de las afueras de Damasco, imposibilitando la entrada de convoyes humanitarios y la evacuación de heridos.

Lowcock reiteró que la pausa humanitaria de cinco horas diarias impulsada por Rusia, incluso de respetarse, es insuficiente para ayudar a la población y no da tiempo al acceso de los convoyes.

El responsable de la ONU recordó que simplemente superar los puestos de control en las carreteras sirias lleva habitualmente hasta un día.

Según Lowcock, los convoyes humanitarios están preparados, pero la ONU no ha recibido permiso de las autoridades para proceder ni ve una situación de seguridad que permita su acceso a Guta Oriental.

Tras intensas negociaciones, el Consejo de Seguridad aprobó el sábado una resolución que demandaba un alto el fuego de al menos treinta días en toda Siria para poder atender las necesidades humanitarias de la población.

Lowcock, en una comparecencia ante el Consejo, dejó claro el miércoles que esa resolución no se está implementando y que nada ha cambiado sobre el terreno en Guta Oriental.

“¿Qué ha pasado en los últimos días? Más bombardeos, más lucha, más muerte, más destrucción, más daños a mujeres y niños, más hambre, más miseria. En otras palabras, más de lo mismo”, lamentó.

Fuente: El Universo