Con el objetivo de fortalecer su seguridad operacional y brindar una mayor comodidad a sus usuarios, TAME EP, utiliza el procedimiento para la gestión de flujo de tránsito aéreo implementado por la Dirección General de Aviación Civil.

Tame
El procedimiento se lo lleva a cabo con el objetivo de mitigar las turbulencias que ocurren regularmente en la época seca en Quito. Crédito: Tame.

Debido a los efectos de la época seca en Quito y el impacto que este tiene en relación a la fuerza de los vientos que influyen en los vuelos con destino al Aeropuerto Mariscal Sucre, TAME EP, velando por la seguridad y comodidad de sus usuarios utiliza el procedimiento para la gestión del flujo de tránsito aéreo implementado por la Dirección General de Aviación Civil a partir del 20 de junio.

El procedimiento consiste en que las aeronaves procedentes de cualquier destino podrán ingresar por la cabecera sur del aeropuerto para luego entrar por el sector occidental del cerro Ilaló y finalmente completar la fase final de su vuelo, previo al aterrizaje, en la cabecera sur del terminal Mariscal Sucre.

Este proceso se lo lleva a cabo con el objetivo de mitigar las turbulencias, vientos de cola, cizalladuras del viento y más, que ocurren con regularidad en la época seca en Quito, principalmente en los meses de julio y agosto; y que afectan a los vuelos que realizan su aproximación para aterrizar en la pista 36 (cabecera sur) del terminal capitalino.

Con esta técnica, la aerolínea de los ecuatorianos, Tame EP, en conjunto con la DGAC, trabajan por brindar un servicio de transporte aéreo seguro y de calidad a sus pasajeros.