Taylor Swift cumplió su promesa de apoyar a grupos que ayudan a víctimas de agresión sexual, tras su victoria esta semana en un juicio contra un locutor radial al que acusó de manosearla.

La cantante de 27 años donó el miércoles una generosa cantidad, según autoridades, a la organización estadounidense Joyful Heart Foundation, cuya misión es educar, apoyar e informar sobre temas de violencia sexual.
“Joyful Heart se siente honrada en ser reconocida por Taylor Swift por nuestro trabajo en nombre y en servicio de sobrevivientes de violencia doméstica, agresión sexual, y abuso infantil”, dijo la organización en un comunicado.