Compartir

Los opositores se amparan en el artículo 350 de la Constitución, con el que se acogen a la desobediencia civil.

CNN en Español

El día de la consulta popular de la oposición contra la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que impulsa el presidente Nicolás Maduro llegó. Ni el llamado del ente electoral al simulacro de elección de asambleístas convocado para hoy mismo, ni el pedido de la nulidad del plebiscito por un diputado chavista, ni las advertencias de funcionarios del Gobierno, ni la censura a los medios de comunicación que les prohibió referirse a la consulta popular frenaron su ejecución.

Para los opositores, en el Gobierno hay miedo a una masiva participación de venezolanos que dirían no a su propuesta.

Un sondeo de la firma Hercon Consultures estimó que en el plebiscito de hoy podrían votar entre 8 y 10 millones de personas. En las elecciones parlamentarias del 2015, la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) obtuvo 7,7 millones de votos (56,2%) frente a los 5,5 millones (40,8%) de votos del chavismo, que perdió la mayoría en la Asamblea.

De lograr una masiva acogida, analistas advierten un alto riesgo de inestabilidad en el país, una reacción en cadena contra el régimen chavista, al que incluso se opone el chavismo crítico que defiende la Constitución de 1999 de Hugo Chávez. También el Consejo de la Internacional Socialista, reunido en Nueva York, pidió al Gobierno que retire la propuesta de Constituyente.

Políticos, empresarios, gremios como el Movimiento Sindical del Transporte, reconocidos cantantes o deportistas, mostraron su rechazo el régimen y motivaron a dar el Sí en el plebiscito.

Las iglesias integran la mayoría de los más de dos mil puntos de votación para la consulta, en la que los votantes deberán responder a tres preguntas. En el extranjero, venezolanos residentes en 97 países también participarán en la jornada.

Los opositores se amparan en el artículo 350 de la Constitución, con el que se acogen a la desobediencia civil.

El Gobierno también se movilizó e intensificó su campaña contra la consulta y en apoyo a la elección de los constituyentes que se realiza el próximo 30 de julio. Maduro recorre el país y promociona a los candidatos, entre ellos a su esposa y su hijo. Inaugura quirófanos o entrega programas. Dijo que el Movimiento Somos Venezuela, desde el 15 de junio que arrancó la visita casa por casa, ha llegado a 2’145.000 hogares.

El mandatario pidió que el domingo 30 “todos los carnetizados por amor a la Patria salgan a votar por la ANC”.

Fuente: El Comercio