Compartir

El abogado constitucionalista Hermann Escarrá, miembro de la Comisión Presidencial para la Constituyente, dijo hoy que "la única competencia" que tiene la Asamblea Nacional Constituyente será "redactar" una Constitución y que su aprobación se decidirá en una votación "directa" por parte del pueblo.

Imagen referencial Shutterstock

“La única competencia que tiene la Asamblea Nacional (constituyente) es redactar una Constitución. Eso quiere decir que hay múltiples manifestación o procedimientos que al final tienen que concluir en una votación directa del pueblo venezolano”, dijo Escarrá en entrevista con el canal privado Globovisión.

Explicó que “hay una elección general para escoger la Constituyente” que se decidirá mediante “voto universal, directo y secreto”.

“La Constituyente no se designa ni se delega, es una elección general, por lo tanto si esa es la elección bueno acudamos todos para decidir de acuerdo a la pluralidad del pensamiento del pueblo venezolano”, dijo y señaló que si el pueblo no quiere la Constituyente “se va a abstener”.

El abogado reiteró que la Constituyente fue propuesta por el presidente Nicolás Maduro para “intentar un diálogo superior”, pues según indicó “el objetivo fundamental del proceso constituyente es buscar la paz”, debido a que se “agotaron” los mecanismos de encuentro.

“Y aquí de lo que se trata es que ya los interlocutores no sean decididos por el Gobierno o la oposición sino que es el pueblo de Venezuela en un voto universal, directo y secreto quien va a plantear quiénes van a hacer los interlocutores, qué es lo que se va a debatir y cómo se va a debatir”, agregó.

Preguntado acerca de por qué la iniciativa de la Constituyente no se somete a referendo indicó que cuando se redactó la actual Constitución se rechazó la idea de establecer un referendo para ello.

Algunos constituyentes plantearon que “¿por qué a la iniciativa no se le agrega una consulta?”, esto fue rechazado “por la Asamblea Constituyente” de ese entonces, dijo.

La Asamblea Nacional Constituyente fue convocada el pasado 1 de mayo por el presidente Nicolás Maduro en medio de una ola de protestas contra su Gobierno.

La propuesta ha sido rechazada por la oposición y desde entonces las protestas han recrudecido, pues los antichavistas aseguran que es un “fraude” y sostienen que antes de iniciar el proceso se debe preguntarle a los venezolanos si desean que se convoque a esta figura.