Compartir

La mañana de este lunes 10 de abril, en el auditorio de la Administración Zonal Eloy Alfaro, la Agencia Metropolitana de Control, Cuerpo de Bomberos, Epmaps, Policía Metropolitana, AMT, Emaseo, las diferentes unidades de la AZEA, delegación de Salud, Intendencia de Policía y Policía Nacional planificaron el accionar de cada institución antes, durante y después de la Procesión del Sur.

prensaquito.gob.ec
Más de 1200 personas de los diversos organismos de control, logística y seguridad de la Zona Eloy Alfaro, junto a los organizadores, ajustaron los detalles para que la Procesión de Jesús del Gran Poder del Sur de Quito, ofrezca tranquilidad para los participantes.
Bajo la coordinación de un Puesto de Mando Unificado PMU, habrá 5 ambulancias, 2 puestos de auxilio inmediato, 4 motos de atención prehospitalaria, puntos de agua ubicados estratégicamente para que se hidraten los participantes, baterías sanitarias químicas y cuadrillas para la recolección de basura luego del evento.
La Procesión de Jesús del Gran Poder cumple su vigésima edición. Desde hace un año atrás, por iniciativa del concejal Marco Ponce, fue declarada como Patrimonio Cultural Intangible del Distrito Metropolitano de Quito por la importancia que cada año tiene y por recuperar personajes emblemáticos de la procesión de viernes santo que la hacen  única como: el Alma Santa de Patate, Alma Santa de Cuenca, Turbante de Chimbacalle, porta estandarte, saumeriantes, verónicas, romanos, etc.
La Procesión Jesús del Gran Poder del Sur comenzó hace 20 años como un acto de fe de una agrupación de 35 familias del barrio la Unión (parroquia de Chilibulo) que la preside Hugo Núñez, quien manifiesta que “nunca pensé que esto iba a crecer tanto y que tuviera tanta acogida de la población, se espera que este año participen unas 60 mil personas en la Procesión”