Compartir

Al menos tres personas murieron y dos niños resultaron heridos de bala este martes 14 de noviembre del 2017 en un tiroteo en una escuela en una zona rural de California, Estados Unidos, informaron las autoridades.

Phil Johnston, asistente de la Oficina del Sheriff de Tehama, dijo a la red KCRA de San Francisco que el tirador fue abatido por la policía tras el tiroteo, que arrancó en torno a las 8:00 de la mañana en una vivienda de ese condado del norte de California, y prosiguió en la escuela elemental Rancho Tehama.

El residente de la zona Brian Flint dijo a un diario local que el atacante era un vecino suyo, un exconvicto de unos 50 años, “que estuvo disparando un montón de balas últimamente, cientos de rondas, con grandes cargadores”.

“Dimos cuenta que este tipo estaba loco y que nos había estado amenazando”, señaló Flint al periódico Redding Record Searchlight.

Johnston dijo a los periodistas que se recuperaron tres armas de la escena: un rifle semiautomático y dos armas cortas. Agregó que estaba al tanto de al menos tres muertos. “Sé que hemos evacuado por aire a una cantidad de estudiantes, sé que la escuela ha sido despejada, sé que los niños que asistían a clase se encuentran en este momento en un lugar seguro”, dijo Johnston, quien agregó que un centenar de agentes respondieron al incidente.

El Redding Record Searchlight señaló que entre los heridos figura un niño de seis años que recibió dos impactos de bala, y otro niño que recibió un disparo en una pierna.

Agrega que los reportes iniciales daban cuenta de que el atacante se había refugiado dentro de un edificio antes de ser ultimado por la policía.

Katrina Gierman, que vive cerca de la escuela, dijo al periódico que escuchó los disparos y que se refugió en su hogar con su bebé recién nacido. “Tengo el derecho de portar armas, y protegeré a mi hijo si debo hacerlo”, aseveró.

La escuela elemental está en las afueras de Corning, un pueblo de 8 000 habitantes que produce aceite de oliva, ubicado unos 160 km al norte de Sacramento, la capital de California.

El tiroteo se produjo 10 días después de otro incidente en el que un hombre abrió fuego contra los asistentes a una iglesia en Texas con saldo de 26 muertos, y echa más leña al prolongado debate sobre el acceso a las armas en Estados Unidos.

Más de 33 000 personas mueren anualmente en Estados Unidos en incidentes con armas de fuego -dos tercios son suicidios-, según los Centros de Control de Enfermedades y Prevención.

Fuente: El Comercio