Compartir

La audiencia se instaló a las 16:15 en la Corte Provincial de Pichincha. Durante una hora un Tribunal de Garantías Penales, analizó las medidas sustitutivas que pesaban sobre José V., un profesor de natación quién es acusado por la agresión sexual de un menor de cinco años que sucedió en un colegio del norte de Quito, en el 2014.

shutterstock

La diligencia fue solicitada por la Fiscalía y por la defensa del niño, quién es conocido como ‘ El Principito’. Esto sucedió luego de que se sospechara que el profesor no estaría cumpliendo con su presentación periódica ante los jueces, tal como se lo determinó en agosto del 2016.

Gissela Vaca, abogada del menor, denunció en días anteriores que no existía evidencia de que el acusado estaría presentándose y por eso señaló que se debía ordenar de inmediato la orden de detención para evitar una posible fuga.

Eso precisamente se analizó este martes por los tres jueces, quien al finalizar la diligencia determinaron prisión preventiva para el docente y ordenaron su inmediata captura. Esto ocurrió luego de que se reveló que no se estaba presentando desde el 25 de noviembre del año pasado. Los jueces también determinaron que se siga un sumario administrativo en contra de la secretaria que no dio aviso de la falta de comparecencia del profesor.

La diligencia se realizó en el cuarto piso de la Corte y fue reservada. No estuvo presente el procesado y en su representación estuvo su abogada Yadira Cadena, quien al finalizar la diligencia no quiso referirse a la decisión que tomó el tribunal y salió de la sala. Pero en la mañana de hoy, el profesor de natación José V., apareció en Teleamazonas.

Allí señaló que era inocente de todos los cargos que se le imputan. Acompañado de su esposa y tres familiares, el maestro dijo que no fue profesor del niño y que tampoco lo agredió. También denunció irregularidades en el proceso judicial, pues indicó que en un principio, el niño había dicho que fue el profesor de música quién lo maltrató, pero no había tal profesor, pues era una maestra quien impartía esa materia.

De allí que José V. asegura que se lo acusó por ser el único docente hombre del grupo. Su esposa, en cambio, relató que nunca ha intentado escapar y que siempre han estado presentes en todas las diligencias y negó que su esposo haya planificado fugarse del país.

El caso de ‘El Principito’ actualmente está a la espera de una audiencia de casación, última instancia judicial. Ese recurso fue solicitado por los abogados del maestro luego de que fue sentenciado a 22 años de cárcel en el 2016.

La agresión al menor ha sido estudiada por diferentes colectivos de derechos humanos y defensores de menores, uno de esos es la agrupación Rescate Escolar, ente que actualmente asesora a la Comisión Aampetra de la Asamblea Nacional, en donde se investigan los abusos a menores. Precisamente este marte,s en ese organismo legislativo se analizaron los abusos de niños en el sistema educativo.

Esto ocurrió luego de que el Ministerio de Educación revelara en un informe que desde el 2014 hasta julio del 2017, a escala nacional se han reportado 882 casos de abusos a menores. Para el defensor público, Ernesto Pazmiño, está cifra es preocupante y por eso en la Comisión Aampetra pidió que el presidente Lenín Moreno declare en emergencia el sistema educativo, ante los hechos de abuso infantil reportados en el Ecuador.

La solicitud la planteó a Silvia Salgado, presidenta de ese organismo, quien acogió el pedido de Pazmiño. “Sabemos qué hacer, pero no tenemos la voluntad política. Es necesario establecer un sistema de alerta temprana”, afirmó Pazmiño. También dijo que es necesario tener un sistema de prevención de la violencia en los planteles educativos y manejar una auditoría de los procesos de selección a profesores.

Una hora después de ese requerimiento, las autoridades de la Fiscalía, UNICEF y del ministerio de Educación se reunieron en el Hotel Hilton Colón y hablaron de los abusos a menores. En la cita anunciaron que cerca de 120 funcionarios como docentes, fiscales, jueces, psicólogos y trabajadores sociales se capacitarán en un protocolo de escucha especializada de niños que han sufrido abuso sexual. La iniciativa se da para evitar que exista revictimización de las víctimas.

Fuente: El Comercio