Compartir

El presidente estadounidense Donald Trump, condenó enfáticamente el lunes el racismo, acusando directamente a supremacistas blancos, grupos neonazis y a la organización de extrema derecha Ku Klux Klan (KKK) de estar detrás de la "violencia racista" del sábado en Charlottesville, que dejó una mujer muerta y 19 heridos.

El Telégrafo

“El racismo es el mal”, dijo el mandatario desde la Casa Blanca. “Y los que causan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo el KKK, los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que queremos como estadounidenses”, añadió.

Fuente: El Telégrafo