Compartir

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea irse de la cumbre del G7 este fin de semana en Canadá varias horas antes, anunció este jueves la Casa Blanca, cortando una explosión de acritud entre Trump y sus homólogos extranjeros en vísperas de las conversaciones.

Shutterstock

La Casa Blanca dijo que Trump se marcharía a media mañana del sábado, saltándose las sesiones sobre el cambio climático y el medio ambiente. Un asesor tomará su lugar, agregó la Casa Blanca.

El anuncio llegó después de que Trump tuviera un encontronazo con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en Twitter. Con los dos se encontrará cara a cara el viernes.

Trump espera finiquitar una larga disputa con los principales aliados de EE.UU. sobre el comercio durante su paso por la conferencia, celebrada en el remoto Quebec. Es una batalla que él cree que puede ganar, pero a la que no le entusiasma librar en persona, dicen personas familiarizadas con su pensamiento.

Incluso el jueves por la tarde, Trump se estaba cuestionando si debería asistir a las reuniones del G7, donde lo superan en número en cuestiones clave como el comercio y el cambio climático. A medida que una serie de tuits combativos de Macron comenzaban a surgir a última hora del día, Trump planteó la posibilidad de suspender toda o parte de su visita a Canadá, preguntando a los asesores cuál sería el punto de asistir a la cumbre, de acuerdo con una persona familiarizada con las conversaciones.

Se le dijo que cancelar la visita entera parecería que él se está encogiendo ante una pelea que él mismo comenzó con orgullo. Y con esto en su cabeza, Trump contó a sus adversarios que entraría jovial en las conversaciones.

Y en Twitter dio un giro, respondiendo a la afirmación de Macron de que las naciones del G7 se unirían sin Estados Unidos.

“Por favor, díganle al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están imponiendo a Estados Unidos enormes aranceles y que crean barreras no monetarias. El superávit comercial de la UE con Estados Unidos es de 151.000 millones de dólares, y Canadá deja fuera a nuestros agricultores y otros”, tuiteó Trump.

Más tarde, Trump siguió con un tuit dirigido a Trudeau y se refirió al primer ministro canadiense como “indignado”.

“Al presidente estadounidense puede no importarle estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo de 6 países si es necesario. Debido a que estos 6 países representan valores, representan un mercado económico que tiene el peso de la historia detrás y que ahora es una verdadera fuerza internacional”, escribió Macron.

Trump volvió a tuitear más tarde el jueves por la noche, quejándose de las prácticas comerciales de la Unión Europea y Canadá.

“Por qué la Unión Europea y Canadá no están informando al público de que durante años han utilizado enormes aranceles comerciales y barreras comerciales no monetarias contra EE.UU. Totalmente injustas para nuestros agricultores, trabajadores y empresas. ¡Eliminen sus aranceles y barreras o los igualaremos!”, dijo Trump.

Fue una andanada asombrosa contra dos aliados de EE.UU., pero tal vez se esperaba que Trump entrara en las conversaciones polémicas.

El foco del presidente en las pasadas semanas ha sido su cumbre del día 12 con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, en Singapur y no las reuniones del G7 con importantes aliados de Estados Unidos en una parte remota de Quebec, dijeron personas familiarizadas con los preparativos. Trump incluso cuestionó si su presencia era absolutamente requerida en Canadá.

Sus principales asesores le respondieron advirtiendo de que una ausencia de la reunión principal de los grandes líderes mundiales equivaldría a retirarse en medio de feroces enfrentamientos por cuestiones económicas y de otro tipo. Trump opina que es poco probable que las reuniones produzcan algo que valga la pena y que el viaje a la zona rural de Quebec es una pérdida de tiempo.

Aliados de EE.UU. se han preguntado y discutido abiertamente cuánto tiempo permanecerá Trump en las conversaciones del G7. Incluso hasta el jueves, algunos funcionarios extranjeros, basándose en conversaciones que han estado teniendo, aún consideraban que era una posibilidad real que Trump pudiera abandonar la cumbre antes.

Los asistentes han hecho malabarismos para cumplir con los requisitos del G7 y, al mismo tiempo, preparar a Trump para las conversaciones de alto riesgo en Singapur unos días más tarde. Incluso antes del anuncio del jueves, el presidente ya estaba planeando omitir un almuerzo de trabajo con los líderes mundiales el sábado centrado en océanos más sanos, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Es probable que los diplomáticos vean la salida anticipada como una forma de evitar mayor animosidad.

Trump aludió a la apretada agenda en comentarios en el despacho oval el jueves.

Un momento de fractura
Los líderes se están reuniendo en un momento fracturado para las alianzas de EE.UU. después de que Trump impusiera aranceles al acero y al aluminio. Sus decisiones de retirarse del acuerdo climático de París y el acuerdo nuclear de Irán se produjeron en el año transcurrido desde la última reunión del G7, celebrada en un acantilado rocoso en Sicilia.

En esta reunión, la sesión con Trudeau en particular promete ser fría. Los dos hombres tuvieron una irritante llamada telefónica a finales de mayo en la que Trump acusó inexactamente a Canadá de incendiar la Casa Blanca en la Guerra de 1812 (en realidad fueron los británicos).

Trump también tuvo una llamada telefónica “terrible” con el francés Macron en la misma época, dijeron personas familiarizadas con la conversación.

Los grandes desacuerdos han llevado a cuestionar si los líderes reunidos producirán el tradicional “comunicado” que típicamente emerge de las cumbres del G7. La canciller de Alemania, Angela Merkel, prediciendo discusiones difíciles, ha argumentado que los líderes no deberían forzar una declaración conjunta que diluya lo que el grupo acordó en el pasado. Y Macron ha insistido en que cualquier comunicado mencione el acuerdo climático de París que abandonó Trump el año pasado.

Fuente: CNN en Español