Compartir

Las protestas siguen en Venezuela. Y el mandatario Nicolás Maduro dio este miércoles un paso crucial en su proyecto para redactar otra Constitución.

CNN

Manifestantes y miembros de las Fuerzas de Seguridad volvieron a enfrentarse este miércoles en fuertes disturbios durante la marcha que la opositora mesa de unidad democrática convocó en Caracas para protestar contra la Asamblea Constituyente anunciada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El mandatario dio este miércoles un paso crucial en su proyecto de convocar la Asamblea. El Jefe de Estado entregó el decreto que llama a la consulta para elegir a los delegados en una visita al Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el chavismo.

El documento entregado por Maduro fue publicado en la gaceta oficial y deja la puerta abierta para que la oposición participe en la selección de los 500 delegados que redactarán una nueva Carta Magna o reformarán la anterior, según han explicado los portavoces de la comisión encargada de darle forma al proceso. El segundo artículo del texto establece que los escaños serán asignados en una elección organizada por el CNE mediante “el voto universal, directo y secreto”.

En las horas previas, el Presidente había dejado entrever que en la selección solo participarían, con sufragio directo y secreto, las comunas, los consejos comunales y los consejos de trabajadores, que hoy están fuera de la Constitución.

La presidenta del Consejo Electoral, Tibisay Lucena, respondió pronto a la solicitud del Ejecutivo, sin poner trabas como las que enfrentó la oposición para intentar concretar un referéndum revocatorio durante 2016, abortado en octubre por el dictamen de cinco tribunales de provincias.

Con un discurso cercano al del Gobierno, que ha justificado la Constituyente como una forma de pacificar el país, la presidenta del CNE afirmó que Venezuela vive “un momento crucial de su historia política” y que el inicio del nuevo proceso “representa una gran oportunidad para el encuentro y el debate nacional”.

Minutos después de reunirse con Lucena, maduro habló ante cientos de sus seguidores, concentrados frente a la sede del CNE, y acusó a la oposición de encabezar una insurrección armada que busca derrocarle. Para justificar sus palabras, el gobernante recordó que el miércoles pasado, en barquisimeto, opositores encapuchados secuestraron dos cisternas de gasolina. Los manifestantes se negaban a permitir que los vehículos llegaran a su destino porque querían presionar al gobierno para que liberara a 141 manifestantes detenidos. “He ordenado a los cuerpos de seguridad del Estado que busquen a los Grupos Armados que se han alzado en armas contra la República. Tenemos derecho a defendernos del terrorismo y lo vamos a hacer”, informó.

La noche del martes en Valencia, la capital del estado de Carabobo, falleció Jonathan Quintero, de 21 años. Con él ya son 30 los fallecidos durante la ola de protestas provocadas por el intento del tribunal supremo, controlado por el régimen, de arrogarse las competencias del parlamento, de mayoría opositora.

El apoyo de CNE al régimen chavista cierra una puerta y deja a la oposición a la espera de que las protestas diarias generen fisuras en el seno del Gobierno. La dirigencia de la mesa de la Unidad Democrática está cada vez más convencida de que este año logrará, entre otros objetivos, que se organicen elecciones generales, que llegue ayuda extranjera para revertir la dramática situación del abastecimiento de alimentos y medicinas y que queden libres los presos políticos.

De momento, todos los partidos políticos mantienen el rechazo a participar en una Constituyente Comunal. Pero el apoyo del CNE a la propuesta de Maduro, que también cuenta con el respaldo de las Fuerzas Armadas, podría hacer replantear los objetivos y quebrar ese unánime rechazo. La prioridad del CNE no será la organización de las postergadas elecciones regionales, que debieron celebrarse en diciembre pasado, ni el adelanto de unos comicios generales. Y la solución pacífica al conflicto venezolano parece cada vez más alejada.