Compartir

El presidente Rafael Correa propuso que la función judicial se divida por zonas para que haya cortes superiores solamente en las ciudades más pobladas.

El presidente Rafael Correa adelantó parte de los temas que se plantearán en el segundo paquete de enmiendas constitucionales que será enviado a la Asamblea Nacional en las siguientes semanas. La exposición la realizó durante un conversatorio con periodistas efectuado el martes en Guayaquil.

Uno de los cambios sería al segundo inciso del artículo 7 de la Constitución, que trata sobre la nacionalidad de las personas nacidas en el extranjero, que sean de padre o madre ecuatoriana. Allí se indica que son ecuatorianos por nacimiento “las personas nacidas en el extranjero de madre o padre nacidos en el Ecuador; y sus descendientes hasta el tercer grado de consanguinidad”.

Según explicó el canciller, Ricardo Patiño, los hijos de los migrantes, sobre todo de los que residen en España, no pueden obtener la nacionalidad de ese país porque la Carta Magna ecuatoriana les otorga directamente la nacionalidad. Esto ha sido un pedido hecho por el colectivo a las autoridades ecuatorianas. “Estamos haciendo un cambio para que a los 18 años puedan optar por la nacionalidad que quieran”, expresó el Jefe de Estado.

Otra enmienda planteará que los asambleístas que sean nombrados como ministros o secretarios de Estado, una vez concluida dicha función puedan retomar sus actividades en el Legislativo, informó el sitio web oficial ElCiudadano.com.

En este período se han dado estos casos. Paco Velasco, por ejemplo, resultó electo asambleísta por Pichincha, pero antes de su posesión fue designado Ministro de Cultura. Meses después dejó su cargo, pero ya había renunciado a su curul.

La legisladora por la misma provincia, Paola Pabón, también dejó el Parlamento para ocupar la Subsecretaría de Gestión Política. En cambio Fernando Cordero dejó su puesto como asambleísta nacional para primero dirigir el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) y luego el Ministerio de Defensa, donde está actualmente.

Asimismo, el Jefe de Estado mencionó que otro cambio a la Constitución consistiría en que los secretarios de Estado y los miembros del directorio del IESS sean sujetos de fiscalización por parte de la Asamblea Nacional, debido a que manejan importantes cantidades de dinero.