Paúl Cárdenas, investigador en microbiología de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), señaló que las variantes de New York (B.1.526) y británica (B.1.1.7) ya son comunitarias en algunos lugares del país. Esta última se reportó desde enero pasado en la capital y en otras provincias de la costa; mientas que la proveniente del territorio norteamericano, por el momento, se registra únicamente en Guayaquil.

variantes_coronavirus_noticias_notimundo
Créditos: Shutterstock

En NotiMundo Al Día, el investigador en microbiología de la USFQ, Paúl Cárdenas explicó que estas dos cepas son de alta transmisibilidad. Además, aseveró que la variante inglesa está asociada con un mayor riesgo de muerte que las mutaciones anteriormente identificadas, indicó que puede llegar a ser hasta un 30% más mortal. Puntualizó que no existen estudios avanzados sobre el comportamiento de la cepa de New York, en relación a la original.

Cárdenas agregó que una de las preocupaciones de los expertos, es que estas mutaciones permiten que el virus escape del sistema inmunitario. Lo que implica que pueden desarrollar reinfecciones, es decir, podrían afectar a las personas que ya tuvieron COVID-19 y generaron anticuerpos. Así también, a los ciudadanos que ya han sido vacunados. Además, aseguró que podrían complicar el comportamiento de los antígenos; por lo que los medicamentos están desarrollados con las cepas anteriores.

Cárdenas aseveró que la única manera de prevenir el contagio es que la gente se cuide y cumpla con las medidas de bioseguridad: uso de mascarilla, lavado de manos y el distanciamiento social. Además, ratificó que debe ser prioridad para el Estado vacunar a la mayor cantidad de personas en el menor tiempo posible.

Escucha la entrevista completa AQUÍ: