Compartir

Restaurantes y otros negocios en todo EE.UU. cerraron sus puertas el jueves en apoyo del "Día sin inmigrantes", un movimiento nacional que protesta las reformas inmigratorias del presidente Donald Trump y destaca las contribuciones de la comunidad de inmigrantes al país.

CNN

La noticia de la protesta se ha extendido rápidamente a través de los mensajes de boca en boca y las redes sociales bajo el hashtag #ADayWithoutImmigrants, pidiendo a los participantes no ir al trabajo y a la escuela, cerrar negocios y evitar hacer compras. Un mensaje en Facebook dirigido al presidente Donald Trump dice: “Señor Presidente, sin nosotros y nuestras contribuciones el país estará paralizado”.

“Si cientos de miles de inmigrantes se quedaran en casa, la ciudad de Nueva York se apagaría”, dijo Thanu Yakupitiyage, gerente de comunicaciones de la Coalición de Inmigración de Nueva York.

A lo largo de Estados Unidos, muchas industrias importantes sentirían ese dolor también. Eso es especialmente cierto para el sector de los restaurantes, en la que los trabajadores nacidos en el extranjero proporcionan la gran mayoría de la mano de obra.

En 2015, 7,1 millones de trabajadores de restaurantes en Estados Unidos eran inmigrantes, frente a 5,1 millones nacidos en el país, según el más reciente informe de la Oficina de Estadísticas Laborales. Y el análisis realizado por Pew Research reveló que alrededor de 1,1 millones de trabajadores de la industria eran indocumentados en 2014. Eso hace que la industria sea la segunda tras la construcción cuando se trata de confiar en trabajadores indocumentados.

“Los inmigrantes son el alma de la industria de restaurantes”, dijo Saru Jayaraman, cofundador de Restaurant Opportunities Centers United (ROC), grupo nacional de apoyo para los trabajadores de restaurantes con sede en Nueva York.

ROC recientemente ayudó a lanzar el llamado movimiento de restaurantes santuarios en el que cientos de chefs se han comprometido a crear entornos de trabajo seguros para los trabajadores vulnerables, incluidos los indocumentados, personas LGBT, musulmanes y discapacitados. ROC también proporciona asistencia legal a los trabajadores que se sienten amenazados o maltratados en el trabajo.

El chef y celebridad Mario Batali, tuiteó que su abastecedor italiano Eataly y otros restaurantes permanecerían abiertos, pero él apoyaría a cualquier trabajador que eligió no trabajar el jueves.