Compartir

El viceministro de Hacienda de Costa Rica, Fernando Rodríguez, renunció a su cargo en medio de presiones por su papel en un escándalo en la concesión de créditos para importar cemento chino, informó este viernes el presidente Luis Guillermo Solís.

CNN en Español

El mandatario dijo que fue una decisión “mutuamente acordada”, dos días después de que la fiscalía y la policía judicial allanaron la casa y oficina de Rodríguez, así como las de dos diputados, como parte de las investigaciones.

“El viceministro, a quien agradezco su comprensión, sabe que las investigaciones que realiza el Ministerio Público (fiscalía) constituyen factores que ameritan su retiro del cargo”, agregó Solís.

Rodríguez se vio involucrado en el caso conocido popularmente como “el cementazo” dos meses atrás, cuando un destituido director de aduanas reveló comunicaciones con el viceministro, quien le pedía acelerar los permisos de entrada del cemento importado de China.

Ese intercambio pareció acercar al presidente al escándalo, pues los mensaje privados hacían referencia a que “el big chief” (gran jefe) estaría contento si se autorizaba rápidamente la entrada del cemento.

Rodríguez posteriormente aclaró que fue informado del supuesto interés del presidente en el caso por el diputado Víctor Morales, separado del gobernante Partido Acción Ciudadana por su relación en el caso.

En el centro del escándalo está el empresario Juan Carlos Bolaños, señalado de ejercer presión política y otorgar gratificaciones a cambio de la autorización para importar cemento de China con créditos millonarios de bancos públicos sin las debidas garantías. Agentes de los tres poderes del Estado aparecieron involucrados en la red de Bolaños: un magistrado de la Corte Suprema de Justicia y el fiscal general fueron suspendidos, así como el gerente y la junta directiva en pleno del estatal Banco de Costa Rica.

Bolaños y seis altos funcionarios del Banco de Costa Rica fueron detenidos a inicios de noviembre como parte de la investigación de tráfico de influencias en el caso del cemento chino, y guardan prisión preventiva.

Fuente: El Telégrafo