Compartir

El vicepresidente Jorge Glas propone una Asamblea Constituyente para "reafirmar derechos", según informó un boletín de la vicepresidencia

El Telégrafo

El vicepresidente Jorge Glas, a quien el presidente Lenín Moreno, le retiró las funciones el pasado 3 de agosto, apuesta por una Asamblea Constituyente, en momentos en que aumentan las voces que piden la realización de una consulta popular en el país.

“Glas propone una Asamblea Constituyente para reafirmar derechos”, titula un boletín de prensa de la Vicepresidencia difundido hoy, en el que apunta que “para cambiar la estructura del Estado es necesario hacer una Asamblea Constituyente”.

En el escrito señala que Glas cuestionó la propuesta de consulta popular que pretende impulsar Moreno, quien le retiró las funciones luego de que el vicepresidente, reelegido en abril para el cargo, publicara una carta cuestionando los comentarios del mandatario sobre la situación económica en la que había encontrado el país.

“Glas cuestionó la propuesta de consulta popular que pretende impulsar el Gobierno, y agregó que él y su movimiento político (Alianza País -AP-, del que también forma parte Moreno) plantearán la propuesta de una Asamblea Constituyente en el caso que se pretenda retroceder derechos”, señala el escrito.

“Si es necesario saldremos a recoger firmas (…). Nos vamos a referéndum, con nuestros mejores cuadros y ahí definiremos el nuevo modelo de Constitución (…). El país requiere definiciones y si se está cuestionando la institucionalidad, el único camino es la Constituyente”, indicó Glas.

En apartes de entrevistas que ha ofrecido Glas en las últimas horas y que aparecen en la cuenta de Twitter de la Vicepresidencia, figura que el vicepresidente considera que el expresidente Rafael Correa “no tendrá problemas en presentarse como candidato a una constituyente”.

Glas fue vicepresidente de Correa en su último período presidencial antes de entregar el poder a Moreno, quien también fue su vicepresidente al inicio de la década en que gobernó Ecuador.

Correa, también de AP y quien vive en Bélgica, de donde es oriunda su esposa, mantiene un duro pulso con Moreno, situación que se agudizó cuando el actual mandatario informó que la situación económica en que recibió el país era crítica, lo que contrastaba con la afirmación de Correa de que dejaba la “mesa servida” al nuevo Gobierno.

En medio de crecientes pedidos de opositores y de grupos sociales de realizar una consulta, Moreno se refirió el pasado lunes a la posibilidad de convocar una consulta sobre reformas para fortalecer la democracia.

Dijo que estudia que la consulta verse “sobre los cambios que se deben introducir para garantizar una democracia plena, sin caudillismos y con entidades transparentes que garanticen el control de lo público”.

“Nuestro compromiso es con la patria y es un compromiso que lo vamos a honrar”, afirmó entonces el mandatario.

De su lado, el excandidato presidencial por el movimiento Creando Oportunidades (CREO) y líder de la oposición en Ecuador, Guillermo Lasso, adelantó que promoverá un movimiento ciudadano en busca de una consulta popular si Moreno no la convoca.

En una entrevista con Expreso, Lasso -que perdió en segunda vuelta las presidenciales ante Moreno en abril último-, apuntó que han pasado más de cien días del Gobierno actual, que asumió el pasado 24 de mayo, “y -dijo- no ha pasado nada”.

“Hay que reconocer que hay un cambio de actitud, pero eso cae en las formas y no en el fondo. En materia de libertad de expresión, ahí está la Ley de Comunicación. En reforma institucional, el presidente habla de una consulta y estoy dispuesto a apoyarla siempre que toque temas como eliminar la reelección indefinida y el Consejo de Participación Ciudadana”, indicó.

Además, “poner en la Constitución a la dolarización como un objetivo fundamental a fortalecer, eliminar la Ley de Comunicación y cesar en sus funciones a los organismos de control”, enumeró.

Lasso añadió que si no toma la decisión de una consulta, él y el movimiento CREO impulsarán “un movimiento ciudadano que a su vez promueva una consulta popular”.

Adelantó que iniciarán diálogos con actores políticos, sociales, gremiales sobre la necesidad de la consulta: “Vamos a poner a prueba ahí la independencia de poderes y la verdadera voluntad democrática de Lenín Moreno de facilitar y permitir una consulta”, subrayó.

Fuente: Metro Hoy