Compartir

El Gobierno de Venezuela prorrogó hoy por tres años más un decreto que prohíbe los despidos de empleados hasta el año 2019, en medio de una economía que, según organismos internacionales, se contraerá más de un 7 % este año y presenta una inflación por encima del 100 %.

“El presidente (de Venezuela, Nicolás Maduro) ha aprobado el decreto con rango valor y fuerza de ley de Inamovilidad Laboral (…) Tres años de protección de los trabajadores y las trabajadoras”, anunció en una rueda de prensa el vicepresidente efectivo, Jorge Arreaza.

Venezuela cuenta desde hace más de tres años con una Ley de Trabajo que establece el pago doble en caso de despidos injustificados y el cálculo de las prestaciones con base en el último salario.

Además prevé una jornada laboral de 40 horas diurnas semanales y no de 44, como estaba estipulado en la normativa anterior, y elimina la “tercerización” de actividades o subcontratación.

La normativa es criticada por las patronales por considerar que no fomenta la productividad laboral.

Venezuela ha sufrido la perdida de más del 60 % de sus ingresos como consecuencia de la caída de los precios internacionales del petróleo, del que el país suramericano obtiene 9 de cada 10 dólares que ingresan a su economía.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la economía de Venezuela se contraerá un 7,1 % este año y un 7 % en 2016.

El presidente venezolano anunció hace semanas que estaba trabajando en un conjunto de medidas para reflotar la economía del país.