Compartir

El 2015 fue decisivo para el Metro de Quito. A pesar de las dificultades de financiamiento el Municipio logró concretar la licitación de la Fase II a la empresa brasilera Acciona- Odebretch. Se espera que el proyecto esté listo en 36 meses.

A finales de 2014 iniciaron las negociaciones para la construcción de la fase II del metro de Quito. Entre el Municipio y el Gobierno iniciaron los acercamientos para conseguir los avales para obtener los créditos de financiamiento.

Según el Municipio de Quito para febrero aún no había respuesta por parte del Ministerio de Finanzas, por lo que el cabildo afinaba los detalles para la negociación con las constructoras oferentes con el objetivo de reducir lo más posible la brecha de financiamiento inicialmente estimada en 490 millones de dólares.

Dos meses después de los diálogos con el Gobierno el ministro Coordinador de la Política Económica, Patricio Rivera, confirmó que el aporte estatal para el Metro de Quito sería de 750 millones de dólares y para agosto el Ministerio de Finanzas además entregó la garantía soberana para obtener un nuevo crédito por 440, 9 millones de dólares más.

Al mismo tiempo el alcalde Mauricio Rodas aseguró que tras la negociación entre la Empresa Metro de Quito y el consorcio Odebrecht-Acciona, empresa constructora de la fase I se logró que la propuesta para la fase dos del Metro  se redujera en USD 50 millones. Es decir que el costo del proyecto fue establecido en 1 940,9 millones de dólares.

Después de varias negociaciones y observaciones hechas por algunos concejales, la segunda fase de la obra fue adjudicada al consorcio Acciona – Odebrecht.

La fase 2 comprende 22 kilómetros de túnel y 13 estaciones. Esta obra unirá los 22 kilómetros que separan al norte del sur de la ciudad y viceversa en 34 minutos, y transportará unos 400 mil pasajeros por día.

El 26 de noviembre el Alcalde Mauricio Rodas y el consorcio Acciona-Odebrecht, firmaron el contrato de la construcción de la fase II. Con la firma el Municipio entregó un anticipo del 17% del valor del contrato.

Sergio Garnica, concejal independiente de Quito y antes aliado del Alcalde Rodas, señaló que insistirán a la Contraloría General del Estado para que realice el examen especial a las consultorías hechas sobre el proyecto Metro de Quito y, en especial, realizar un análisis del informe de Metro Madrid, que estableció un costo referencial de la obra en 1.500 millones de dólares.

El presupuesto del Municipio para 2016 contempla un 68% para movilidad, del cual un 49% estaría destinado para el Metro de Quito.

Las obras de la segunda fase iniciarán en enero de 2016 según el Municipio.